Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Enfermedades

Tener más de 60 años aumenta el riesgo de sufrir de trombosis venosa profunda

La flebotrombosis profunda se origina cuando se forma un coágulo de sangre en una o más venas profundas del cuerpo, por lo general en las piernas.

Por Vanesa Rojas.

Puede aparecer si la persona no tienen mucha movilidad,  por ejemplo después de una cirugía o un accidente o si estás mucho tiempo en la cama. (Pixabay.)

Puede aparecer si la persona no tienen mucha movilidad,  por ejemplo después de una cirugía o un accidente o si estás mucho tiempo en la cama.  | Pixabay.

Esta afección se puede presentar si tienes enfermedades que afectan la forma en que coagula la sangre. 

Puede aparecer si la persona no tienen mucha movilidad,  por ejemplo después de una cirugía o un accidente o si estás mucho tiempo en la cama. 

Los signos y síntomas de la trombosis venosa profunda pueden comprender:

  • Hinchazón en la pierna afectada. Rara vez se hinchan ambas piernas.
  • Dolor en la pierna. Generalmente, el dolor empieza en la pantorrilla y se siente como un calambre o una inflamación.
  • Enrojecimiento o manchas en la piel de la pierna.
  • Sensación de calor en la pierna afectada.

Muchos factores pueden aumentar el riesgo de sufrir trombosis venosa profunda. Si tienes varios de estos factores tu probabilidad de tener esto aumenta cada vez más. 

Heredar un trastorno de coagulación de la sangre: Es posible que la enfermedad no produzca coágulos de sangre, a menos que se combine con uno o más de los otros factores de riesgo.

Lesiones o cirugía: Las lesiones en las venas o las cirugías pueden aumentar el riesgo de sufrir coágulos sanguíneos.

Píldoras anticonceptivas o terapia de reemplazo hormonal. 

Sobrepeso u obesidad: Tener sobrepeso aumenta la presión en las venas de la pelvis y de las piernas.

Fumar: El fumar afecta la coagulación y la circulación de la sangre, lo cual aumenta el riesgo de sufrir trombosis venosa profunda.

Cáncer:  Ciertos tipos de cáncer aumentan las sustancias en la sangre que provocan la coagulación. Algunas formas de tratamiento oncológico también aumentan el riesgo de sufrir coágulos sanguíneos.

Tener más de 60 años: Esto aumenta el riesgo de sufrir trombosis venosa profunda, aunque puede producirse a cualquier edad.

El tratamiento de la trombosis venosa profunda busca evitar que el coágulo aumente de tamaño,  que se libere y provoque una embolia pulmonar.

Después se debe buscar reducir las probabilidades de que vuelvas a sufrir una trombosis venosa profunda. Tambióen hay que controlar la alimentación.

Se debe tomar los anticoagulantes según las indicaciones. Así que si has tenido  trombosis venosa profunda, se te administrarán anticoagulantes durante al menos tres a seis meses.

Presta atención al sangrado excesivo, que puede ser un efecto secundario de la toma de anticoagulantes.

Mantente en movimiento así que antes comiences a moverte hay menos probabilidades que se formen coágulos sanguíneos. Se deben usar medias de compresión a fin de ayudar a evitar los coágulos sanguíneos en las piernas.

Con información de Mayo Clinic. 

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones