Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Bienestar y Belleza

¿Cómo evitar las bacterias en el colchón, sábanas y cobijas? Sigue estos tips

Las bacterias que se acumulan en las cobijas y sábanas pueden provocar infecciones. 

Mundo Sano

La ropa de cama debe lavarse bien para evitar que afecte a la salud.(Pexels)

La ropa de cama debe lavarse bien para evitar que afecte a la salud. | Pexels

La ducha, lavarse las manos con frecuencia y el aseo de espacios comunes son hábitos normales para mantener una higiene aceptable. Sin embargo, en ocasiones se dejan de lado otros elementos con los que se convive a diario, como es el lavado de sábanas y cobijas. 

Jorge Vernetta, Head de Mr Jeff, startup española de tecnología que ha traído a Latinoamérica sus servicios de lavandería, planchaduría y lavado en seco a domicilio mediante app o en sucursales, señala que:

Aunque suene ‘creepy’, cada noche todos convivimos con miles de bacterias, hongos, virus y hasta insectos alojados en la cama, dependiendo de nuestros hábitos y la suciedad que sin querer en ella vamos alojando".

Vernetta agrega que basta con las células cutáneas muertas, la saliva, el sudor y hasta partículas de comida o secreciones de quienes duermen desnudos, por ejemplo, para que se cree un ambiente idóneo en el que se desarrollen estos microorganismos, algunos de los cuales son resistentes a insecticidas debido a sus procesos naturales de adaptación.

En las cobijas y sábanas se pueden albergar una gran cantidad de microorganismos que afectan la salud. Foto: Pexels

INFECCIONES POR MALA HIGIENE

Un estudio de la Universidad Estatal de Nuevo México (Estados Unidos) señala que hay un resurgimiento de chinches resistentes a insecticidas en prácticamente todo el mundo, y que se espera un escalamiento de este problema de salud pública. 

Aparte de estos insectos, que son los que más se relacionan con una mala higiene de colchones, sábanas y cobijas, hay evidencia científica de que los malos hábitos de lavado también promueven la aparición de estafilococo áureo, un tipo de bacteria muy contagiosa que puede entrar al cuerpo a través de alguna herida abierta y agravar el acné, además de producir infecciones cutáneas y hasta pulmonía en situaciones más extremas.

Otro tipo de microorganismos que llegan a nacer en la cama son las bacterias E. coli, famosas por provocar diarrea e infecciones urinarias.

CADA CUANTO LAVAR LAS COBIJAS Y SÁBANAS

De acuerdo con el especialista de Mr Jeff, las mejores recomendaciones para combatir la producción de estos microorganismos entre el colchón, sábanas y cobijas son:

  • Airear las sábanas todas las mañanas: Lo mejor sería lavarlas a diario pero es imposible en la mayoría de los casos, además de que se emplea mucha agua para ello. Un lavado apropiado de éstas debería ocurrir por lo menos semanalmente.
  • Al tender la cama, retirar por unos minutos el edredón o las cobijas que se usen, para que su posible humedad desaparezca y al mismo tiempo las sábanas “respiren”; con ello, el colchón será menos atractivo para que aniden bacterias y chinches.


  • En cuanto al lavado de sábanas, cobijas y ropa de cama (pijamas, batas, etc.), la sugerencia es hacerlo con agua caliente o muy caliente a por lo menos 55 ºC, pues con esa temperatura se eliminan microorganismos como los ácaros, insectos microscópicos que viven en el polvo y por hábitat prefieren los colchones, almohadas y otros textiles hogareños. 
  • Cambiar las fundas de las almohadas por lo menos cada 2 o 3 días, debido a la acumulación tanto de saliva como de caspa, piel y otras sustancias corporales o externas; y en el caso de las sábanas y cobijas, hacerlo una vez a la semana.
  • Aspirar el colchón y la base de la cama (box) una vez al mes y voltear el colchón cada 3 meses. Si su antigüedad supera los 10 años, hay que reemplazarlo ya que además de sucio seguramente ya no será cómodo.

Como tips finales se recomienda que no llevar microorganismos a la cama, es mejor bañarse antes de dormir que al despertar, no comer ni beber sobre ella, evitar las siestas tras realizar ejercicio, eliminar cualquier residuo de los pies previo a acostarse y mantener lejos de las sábanas y cobijas a las mascotas.

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones