Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Bienestar y Belleza

Colágeno: Te decimos para qué sirve, cómo obtenerlo y si es útil tomarlo en cápsulas

El consumo de colágeno ha ganado popularidad debido a que se le atribuyen efectos de beneficio para el cutis.

Redacción MundoSano

El colágeno se ha relacionado con efectos de beneficio para el cutis.(Unsplash)

El colágeno se ha relacionado con efectos de beneficio para el cutis. | Unsplash

El consumo de colágeno en cápsulas es una práctica que ha ganado popularidad, especialmente en las mujeres, debido a que se le atribuyen efectos de beneficio para el cutis. No obstante, Etna Aída Peña Ramos, del Centro de investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), comparte información importante sobre mitos y verdades del colágeno.

La académica explica que el colágeno es una proteína que, de manera natural, exclusivamente es de origen animal y cuenta con una estructura fibrosa conformada por tres cadenas de aminoácidos que se estructura en forma de triple hélice. 

Estas cadenas tienen una particularidad muy interesante, ya que están compuestas mayoritariamente por los aminoácidos glicina, prolina e hidroxiprolina, los cuales se repiten a lo largo de dichas cadenas.

Esta configuración confiere al colágeno su habilidad de proveer estructura en los tejidos en los que está presente. 

Varios alimentos pueden ayudar a promover la síntesis de colágeno. Foto: Cortesía

¿PARA QUÉ SIRVE EL COLÁGENO?

El colágeno es también la proteína más abundante en el organismo y una de sus funciones es la de proporcionar de estructura a la mayor parte del cuerpo, pues es la unidad estructural de huesos y articulaciones, músculos y piel, así como de las venas, córneas, dientes y arterias. 

El tipo I está en la mayor cantidad del cuerpo y permite proveer de estructura a la piel, huesos, tendones, cartílago, tejido conectivo y dientes, mientras que el colágeno tipo II se compone de fibras empacadas con menor densidad y se encuentra presente en el cartílago elástico que amortigua las articulaciones.

Por su parte, el tipo III proporciona soporte al tejido muscular, órganos y arterias, mientras que el tipo IV ayuda con la filtración y se encuentra en las capas más internas de la piel, mientras que  tipo III proporciona soporte al tejido muscular, órganos y arterias, mientras que el tipo IV ayuda con la filtración y se encuentra en las capas más internas de la piel.

¿CÓMO OBTENER EL COLÁGENO?

De acuerdo con la académica del CIAD, existe poca evidencia científica que sustente que el consumo directo de colágeno pueda beneficiar directamente la salud de la piel y las articulaciones, pues al digerirse en el estómago, éste se degrada a sus aminoácidos constituyentes, los cuales son distribuidos en las partes del cuerpo que son requeridos. 

No obstante, se recomienda consumir alimentos que promuevan la síntesis de colágeno. 

Entre los alimentos ricos en colágeno se encuentran:

  • Carne (cortes duros como piernas, patas, espaldilla)
  • Caldos de carne o vísceras
  • Gelatina
  • Clara de huevo
  • Productos lácteos
  • Champiñones 
  • Espárragos 

Cabe mencionar que con el objetivo de promover una buena síntesis de colágeno, el cuerpo necesita del consumo de nutrimentos como la vitamina C, presente en cítricos y semillas; el zinc que se encuentra en carne de res, cerdo y borrego, mariscos, lentejas, frijol, leche, quesos y varias nueces y semillas; además del cobre que se encuentra en vísceras, nueces, cocoa, lentejas y ajonjolí. 

¿CÓMO SABER SI NECESITAS MÁS COLÁGENO?

 

A medida que una persona envejece, el colágeno existente en el cuerpo comienza a degradarse y se vuelve más difícil sintetizarlo. 

Por ello, es importante considerar que la producción de colágeno puede disminuir de manera más rápida por una exposición excesiva al Sol, fumar, consumo excesivo de alcohol y por la falta de sueño y ejercicio. 

Aunque no son muy comunes, se pueden llegar a manifestar algunas enfermedades debido a una síntesis inadecuada de colágeno, como son el síndrome de Ehlers-Danlos (en el cual se presenta debilidad estructural en el tejido conectivo, lo que causa fragilidad e hiperextensibilidad en la piel e hipermovilidad en las articulaciones), osteogénesis imperfecta (la cual da lugar a fracturas múltiples y deformaciones óseas), escorbuto (causado por déficit de vitamina C en la dieta, el cual provoca una disminución en la síntesis de hidroxiprolina) y distrofia muscular congénita de Ullrich, que provoca debilidad muscular, entre otras.

Una de las señales más evidentes de la pérdida o déficit de colágeno causado por el envejecimiento se puede notar en la piel, que se vuelve menos firme y flácida, así como en el debilitamiento de las articulaciones.

¿FUNCIONAN LAS CÁPSULAS DE COLÁGENO?

A pesar de que en el cuerpo el colágeno está presente de manera abundante, los suplementos de colágeno se han vuelto muy populares y se venden en grandes cantidades bajo el supuesto de que mejoran el cabello, la piel y las uñas o de que es un componente de la “fuente de juventud”, pues existe el mito de que revierte o retrasa los signos de la edad.

Aparte de la gelatina, uno de los suplementos más populares son los hidrolizados de colágeno; en este tipo de productos, la molécula de colágeno ya se encuentra fragmentada en péptidos pequeños, los cuales son más fácilmente asimilados por el cuerpo.

Algunos suplementos de colágeno también pueden incluir nutrientes que promueven su formación (vitamina C, zinc). 

Los pocos estudios que se han realizado sobre la efectividad de los suplementos de colágeno han mostrado beneficios relacionados con mejorías en la elasticidad de la piel y salud de articulaciones (incrementar la movilidad o disminuir el dolor), así como en lograr incrementar la masa muscular al ingerir suplementos de péptidos de colágeno en combinación con entrenamiento de pesas.

Sin embargo, es importante tomar con cautela estos hallazgos, debido a que varias de las investigaciones que se han realizado han sido patrocinados por las mismas empresas que fabrican y comercializan estos suplementos. No obstante, a la fecha, no se han reportado efectos secundarios negativos por su consumo.

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones