Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Maternidad

El aumento de tareas extraescolares podría acentuar afecciones visuales en tus hijos

Descubre los síntomas de los niños cuando comienza a sufrir molestias oculares

Kimberly Salazar

El tiempo en exceso frente al computador provoca molestias visuales(UNSPLASH)

El tiempo en exceso frente al computador provoca molestias visuales | UNSPLASH

Con el regreso a clases, los pequeños pueden comenzar a presentar algunos síntomas derivados de  las molestias oculares, mismos que se presentan con el aumento de tareas, y el exceso de tiempo frente a las pantallas, según lo indican expertos del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega.

Cuando el menor comienza a sufrir molestias oculares, comúnmente presentara dolor de cabeza constante, hipersensibilidad a la luz, lo veras frotarse mucho los ojos, guiñarlos de forma continuada o el parpadeo en exceso son síntomas y actitudes que pueden denotar episodios relacionados con defectos de refracción o con problemas de corrección óptica.

Dichos signos, podrían estar alertando de una de las tres patologías visuales más comunes en la infancia: miopía, hipermetropía y astigmatismo.

La miopía es un problema de la refracción que se manifiesta cuando el paciente percibe borrosos los objetos lejanos, por el contrario la hipermetropía, es un error de refracción que hace que los objetos cercanos se vean borrosos. Por su parte el astigmatismo puede hacer la visión borrosa o distorsionada.

La experta recomienda realizar evaluaciones constantes con el oftalmólogo

¿Cuándo realizar una evaluación ocular?

Cuando los bebés nacen, se les realiza una evaluación para descartar alguna patología, sin embargo, la doctora Lucía Fernández-Vega, responsable de la Unidad de Oftalmología Pediátrica y Estrabología del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega, nos dice que esta revisión no es suficiente.

Debido a que los ojos de  los niños son más sensibles que los de los adultos, la Dra. recomienda realizar su primera cita con el oftalmólogo a partir de los tres años y acudir a las revisiones periódicas, sobre todo cuando el menor presenta con sintomatología de molestias oculares.

Por otro lado, cuando el pequeño está diagnosticado de una dolencia visual, también es importante que se den revisiones periódicamente con el oftalmólogo, ya que, además de ajustar la graduación, “realizará cuando sea preciso un estudio de fondo de ojo”, concluye la experta.
 

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones