Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Salud Mental

Activa tu equilibrio interno y bienestar emocional con 7 sencillos pasos

Podemos activar la secreción de esta neurohormona haciendo ejercicio físico, caminando, escuchando música, bailando, meditando, leyendo sobre un tema que nos interesa y también al efectuar un aprendizaje, señala experto.

Por Por Ricardo Segura/EFE

La serotonina, a la que se denomina "la hormona del humor", está relacionada con la emoción y el estado de ánimo, el bienestar y la felicidad, y podemos incrementar sus niveles en nuestro organismo simplemente paseando al aire libre, practicando relajación o tomando el sol.(EFE, EFE)

La serotonina, a la que se denomina "la hormona del humor", está relacionada con la emoción y el estado de ánimo, el bienestar y la felicidad, y podemos incrementar sus niveles en nuestro organismo simplemente paseando al aire libre, practicando relajación o tomando el sol. | EFE, EFE

Las endorfinas y otras neurohormonas como la oxitocina, la dopamina y la serotonina, son sustancias legales, naturales y gratuitas que aumentan nuestra sensación de bienestar, nos dan más energía y nos levantan el ánimo, asegura experto.

Las neurohormonas son mensajeros químicos del cuerpo que circulan por el torrente sanguíneo y condicionan nuestro equilibrio interno, sensaciones y bienestar. Con entrenamiento podemos activarlas de modo positivo para

Nuestro organismo puede compararse en cierto sentido con una sopa de sustancias químicas cuya composición varía debido a los alimentos y productos que ingerimos y a causa de los innumerables agentes del medioambiente a los que estamos expuestos, desde la irradiación solar hasta la contaminación ambiental, con impactos en nuestra salud y energía físicas. 

Algunos de los ingredientes más activos de esa "sopa" son las neurohormonas, sustancias sintetizadas por las células nerviosas, que funcionan como mensajeros entre nuestros distintos sistemas orgánicos y viajan a toda velocidad por el torrente sanguíneo, condicionando a cada instante nuestro equilibrio interno, nuestras sensaciones y nuestro bienestar.

Estas sustancias se activan por medio de una influencia inmaterial pero determinante, nuestros pensamientos y actividades. Lo cual, según el psicopedagogo y licenciado en Humanidades Manel Fernández Jaria, conforman nuestro "yo químico": “Un poderoso recurso y aliado interior que puede trabajar a nuestro favor en los momentos difíciles”. 

Fernández es profesor colaborador de Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya, UOC (www.uoc.edu) y director de un centro de formación y asesoramiento para líderes y equipos para mejorar la motivación, el bienestar y la productividad en las empresas (https://manelfernandezjaria.com). 

Para mejorar el ánimo cuando parece que todo está en crisis debemos tener conciencia de nuestro 'yo químico' y tener en cuenta que hay unas sustancias legales y gratis que nos ayudan a afrontar el malestar psíquico”, recomienda Fernández.

Fernández se refiere a las neurohormonas, como las endorfinas, las cuales “mejoran nuestro bienestar y pueden activarse a partir del pensamiento, lo cual puede lograrse con cierto entrenamiento”, indica este experto, autor del libro ‘Trabaja en modo actitud’.

Ahora con la pandemia de la covid-19, es el momento de estar atentos y cultivar los pequeños detalles y acciones que activen este ‘yo químico’, por ejemplo practicando ejercicio físico o escuchando música”, destaca Manel Fernández Jaria, profesor colaborador de Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya, UOC.

Tod@s tenemos la capacidad de ser protagonistas conscientes de nuestro estado emocional y de gestionarlo por medio de nuestro ‘yo químico’ para afrontar los retos de las áreas importantes en nuestra vida, pero no siempre estamos atentos a nuestro poder de liderar nuestros pensamientos y emociones”, según Fernández.  

Explica que nuestros pensamientos están directamente conectados con nuestro cuerpo (nuestro estado fisiológico) y con lo que sentimos, y que esta conexión condiciona de forma muy importante nuestras acciones y nuestros resultados.   

Un experimento muy revelador
“La alternativa es no estar atento y que a nuestro estado emocional lo configuren las circunstancias, las quejas, las noticias, los comentarios, las críticas y los estímulos que nos rodean”, señala.

Fernández explica que los efectos positivos de nuestros pensamientos en nuestro ‘yo químico’ pueden comprobarse mediante un sencillo experimento.

Este ejercicio consiste en enviar desde nuestro móvil un mensaje de afecto, agradecimiento o cariño, a alguien de nuestro entorno, explicándole la razón por la que nos gusta estar con él o ella y que le estamos agradecidos por permanecer a nuestro lado.   

“Al escribirlo observaremos que generamos un pequeño cambio en nosotros y, cuando nos contesten, observaremos nuevamente lo que ocurre en nuestro pensamiento, cómo reacciona nuestro cuerpo y cuál es nuestro estado emocional. En estas situaciones notamos a nuestro ‘yo químico’”, señala el profesor de la UOC.

Las tres neurohormonas claves
Una de las neurohormonas clave de nuestro ‘yo químico’ es la oxitocina, que puede favorecer nuestras relaciones sociales y la sensación de satisfacción vital, y nos ayuda a mejorar nuestra autoconfianza, y cuya su ausencia puede disparar la tristeza, según Fernández.

Señala que podemos activarla al enviar o recibir un mensaje de gratitud, así como riendo, conversando, jugando con una mascota, haciendo un masaje, abrazando, reuniéndonos con los amigos o practicando sexo. 

Otro ‘ingrediente’ destacado de nuestro ‘yo químico’ es la dopamina, que nos proporciona una sensación placentera y cómoda, activa la motivación y favorece la memoria, la resolución de problemas y la creatividad, según este experto. 

Señala que podemos activar la secreción de esta neurohormona haciendo ejercicio físico, caminando, escuchando música, bailando, meditando, leyendo sobre un tema que nos interesa y también al efectuar un aprendizaje.

“En invierno me puede dar pereza ir por la mañana a la piscina cubierta a nadar, pero voy porque sé que al final de la sesión mi cuerpo habrá generado la dopamina que me ayudará a tener una parte del día excelente. Sólo tengo que superar el momento de pereza para activar mi ‘yo químico’”, testimonia Fernández.

Por su parte, la serotonina, a la que se denomina ‘la hormona del humor’, está relacionada con la emoción y el estado de ánimo, el bienestar y la felicidad, y podemos incrementar sus niveles en nuestro organismo simplemente paseando al aire libre, practicando relajación o tomando el sol, según indica.

Siete sencillos gestos activadores 
“El reto es introducir a lo largo del día actividades que potencien estos estados mentales favorables, y luego convertirlas en hábitos”, señala Fernández, quien comparte algunos sencillos gestos que podemos realizar para activar nuestro “yo químico” positivamente:

  1. Cada día antes de salir de casa despídete  'muy bien' de tu pareja, hijos o mascota, de tal manera que seas consciente que dejas ese entorno con un alto nivel de afectividad”, sugiere.  
  2. “Si vives sólo, envía un mensaje de buenos días y de buenos deseos a alguien que sea importante para ti”, recomienda.
  3. “Recuerda que despedirse con un beso matutino puede ser un impulso para empezar la jornada con mayor energía, vitalidad y ánimo, según los estudios del psicólogo Arthur Sazbo”, destaca.
  4. “A lo largo del día encuentra momentos de calidad para observar cómo estás y activa tu dialogo interno para descubrir que te está provocando ese estado emocional”, apunta Fernández.
  5. “Permanecer unos minutos en silencio notando el sol en el rostro o escuchar una canción que te guste, todo ello de manera consciente, son activadores de nuestro ‘yo químico’”, asegura.
  6. “Es muy activador salpimentar el día con acciones pequeñas y simples, como ceder el paso con nuestro coche a algunos conductores en el trayecto al trabajo”, de acuerdo a este experto.
  7. “Al finalizar la jornada anota en una libreta tres o cuatro situaciones que te hayan parecido agradables. Incluso en los días complicados podrás encontrar momentos favorables”, enfatiza.

“El "yo químico" es una de las herramientas que las personas pueden utilizar de forma consciente para desarrollar su autoliderazgo, desplegar su potencial, conducir su estado emocional y mejorar sus resultados, y con la que las organizaciones y empresas pueden aumentar la creatividad, la motivación, el bienestar y la energía de sus equipos”, señala.

“Si uno quiere, está atento y lo practica, puede hacer magia con lo aquello que le ocurre en la vida”, concluye Fernández.

 

En esta nota
  • Salud emocional
  • gestos positivos
  • endorfinas
  • setoroninas
  • neurohormonas
  • química del cuerpo

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones