Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Maternidad

¿Cómo lograr que tu bebé se prenda bien al amamantarlo? Aquí unos consejos

La lactancia puede ser todo un desafío, pero seguramente tú ya conoces todos los beneficios que brinda la leche materna al bebé, por eso sabes que todo esfuerzo valdrá la pena.

Por Mundo Sano

Es posible que la succión débil de tu bebé no le permita prenderse al pecho lo suficientemente bien como para obtener la leche de tu seno.(Pixabay)

Es posible que la succión débil de tu bebé no le permita prenderse al pecho lo suficientemente bien como para obtener la leche de tu seno. | Pixabay

La leche materna contiene el equilibrio adecuado de nutrientes para tu bebé. La leche materna es más fácil de digerir que la leche de fórmula y los anticuerpos que posee refuerzan el sistema inmunitario del bebé. 

Además, al amamantar a tu bebé podrás recuperar más fácilmente tu peso después del parto. 

¿Cuáles son los principales inconvenientes para que tu bebé se prenda bien? Aquí te explicamos cómo solucionarlos:

Sientes dolor. Muchas madres sienten que sus senos están sensibles cuando empiezan con la lactancia materna. Si te lastimas al amamantar, es posible que el bebé esté succionando solo el pezón, y no la areola.

Coloca un dedo limpio en la comisura de su boca para interrumpir suavemente su succión. Luego intenta que el bebé se prenda al pecho de nuevo.

Para averiguar si tu bebé está chupando solo el pezón, observa la apariencia del pezón cuando sale de la boca del bebé. Tu pezón no debe lucir plano o comprimido. Debe lucir redondeado y alargado o de la misma forma que tenía antes de lactar.

Tú o el bebé se sienten frustrados. Descansa un poco y sostén al bebé en una posición vertical. Trata de sostener a tu bebé entre tus senos con su piel contra la tuya. Háblale o cántale, o acércale uno de tus dedos para que succione y se sienta más cómodo. Espera un poco para volver a amantarlo.

El bebé tiene una succión débil, o genera movimientos de succión pequeños. Es posible que no pueda prenderse al pecho lo suficientemente bien como para succionar la leche de tu seno. Coloca un dedo limpio en la comisura de su boca para interrumpir suavemente su succión. Intenta que se prenda al pecho de nuevo. 

Es posible que tu bebé tenga la "lengua anclada". Los bebés con frenillo lingual corto o estrecho (la porción de tejido que une la lengua al suelo de la boca) se describen como niños con la "lengua anclada".

El término médico es anquiloglosia. Estos bebés a menudo tienen dificultades para alimentarse. Si crees que tu bebé puede tener la lengua anclada, consulta al médico.

Con información de Women's Health

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones