Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Salud Mental

Depresión, una grave consecuencia tras perder el gusto y olfato por Covid

Un estudio en curso de la Universidad de la Commonwealth de Virginia, se refirió al impacto que puede ocasionar en personas que ya ha pasado por el coronavirus la pérdida del olfato y el gusto. 

Por Vanesa Rojas.

El estudio fue aplicado a 322 personas sobre la pérdida del gusto y el olfato luego de haber sido positivo al coronavirus y el 43% de ellos informó que pasaron por depresión.(Pixabay.)

El estudio fue aplicado a 322 personas sobre la pérdida del gusto y el olfato luego de haber sido positivo al coronavirus y el 43% de ellos informó que pasaron por depresión. | Pixabay.

El estudio fue aplicado a 322 personas sobre la pérdida del gusto y el olfato luego de haber sido positivo al coronavirus y el 43% de ellos informó que pasaron por depresión.

También se relacionó con una disminución del disfrute de la vida, según un estudio en curso de la Universidad de la Commonwealth de Virginia.

La preocupación más común fue la reducción del disfrute de la comida, y el 87% de los encuestados indicó que era un problema. La incapacidad para oler el humo en el 45% de los estudiados fue algo que impacto en materia de seguridad.

Evan Reiter, MD,  director médico del Centro de trastornos del olfato y el gusto en VCU Health y miembro del equipo de investigación de VCU  dice que las preocupaciones de salud y seguridad derivadas de estas respuestas brindan información sobre el panorama más amplio del impacto en la salud a largo plazo del COVID-19, sobre todo con la depresión. 

Las personas que han perdido el gusto o el olfato están expuestas a estos riesgos de tener eventos de seguridad personal, depresión o reducción de la calidad de vida, por lo que es importante que sus proveedores de atención médica tengan discusiones reales con las personas sobre lo que pueden hacer o debería hacer para compensar su pérdida, ya sea a corto o largo plazo. La esperanza es que puedan evitar algunos de estos problemas de seguridad del paciente o problemas nutricionales debido a la aversión a los alimentos ".

Exponen los investigadores que se han explorado varios tratamientos, específicamente para la disfunción olfativa post-viral; pero la evidencia actual solo respalda un beneficio potencial de la terapia de entrenamiento olfatorio. 

La investigación anterior del grupo indicó que si bien el sentido del olfato y el gusto de la mayoría  de los sobrevivientes de COVID-19 mejoran o regresan en uno o dos meses, aquellos que lo pierden durante más de dos meses, el 33% o más, experimentan problemas incluso si vuelve. Los datos del estudio del centro muestran que más del 45% de los encuestados indicaron alteraciones en la percepción del olor.  

“Tratar de encontrar diferentes combinaciones de especias para atraer a sus papilas gustativas intactas, ya que su sentido del olfato no le da esa información, podría continuar permitiendo que la comida sea apetecible. En algunos casos, simplemente apelar a los otros sentidos a través de diferentes texturas de alimentos o diferentes colores de alimentos puede ayudar a que todo no se vea igual y también tenga un sabor muy suave ”, dijo. "Por pequeño que parezca, puede reducir un poco ese déficit".

Peter Buckley, MD, decano de la Facultad de Medicina de VCU, dijo que los resultados del estudio ilustran el impacto más amplio de la infección por COVID-19 y que en cuanto a la depresión o problemas de salud mental hay que ser conscientes  de los impactos en la salud mental de los síntomas persistentes, como la pérdida del olfato y el gusto.

"Si bien pueden pasar algunos años, estamos trabajando en una solución para aquellos que podrían tener efectos más duraderos de la pérdida del olfato, ya sea por COVID-19 o por otras causas", dijo el autor principal Daniel Coelho.

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones