Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Sexualidad

Cómo hablar de sexo con tu hijo adolescente

Es importante llegar a esta conversación con la mente abierta y estar dispuestos a escuchar sus inquietudes con asertividad. 

Por Mundo Sano

Es importante establecer una buena comunicación con los hijos desde que son niños para que cuando lleguen a la adolescencia se sientan en confianza.(Foto de Trinity Kubassek en Pexels)

Es importante establecer una buena comunicación con los hijos desde que son niños para que cuando lleguen a la adolescencia se sientan en confianza. | Foto de Trinity Kubassek en Pexels

La adolescencia es en si misma una de las etapas del crecimiento más difíciles y confusas por las que pasa el ser humano. Ser adolescente no es nada sencillo, como tampoco lo es ser padre de un adolescente pues en la búsqueda constante de cuidar a los menores muchas veces se intenta imponer antes que escuchar.

Los especialistas de la American Academy of Pediatrics señalan que lo más importante para los padres de adolescentes, es llegar a esta platica con la mente abierta pues es común que lleguen a decirles lo que se quiere o espera de ellos pero no se consideran los pensamientos o emociones que los menores están experimentando.

Luego, una vez que se ha establecido estar abierto a lo que se diga, se tienen que escuchar las inquietudes sobre el desarrollo sexual, el deseo sexual y la naturaleza de la identidad sexual que los jóvenes traigan consigo.

Por supuesto es fundamental tener respuestas asertivas y objetivas, estar informado y actualizado es una herramienta que facilitara el diálogo entre padres e hijos.

El enemigo: La sobresexualización

Es bien sabido por todos que el sexo vende y es por eso que los medios, las redes sociales, las campañas de publicidad, etcétera, están llenos de información errónea donde se sobre sexualiza, muchas veces glorificando la sexualidad irresponsable y precoz.

También es un hecho que la sexualidad sigue siendo un tema tabú en gran parte de la sociedad y es por eso que no siempre se habla con la verdad cuando de sexo se trata.

Los expertos de Healthy Children dicen que lo mejor para los niños es hablarles con la verdad de temas sexuales, explicarles la parte biológica y los cambios que vendrán a su cuerpo y siempre mantenerse abierto a las dudas que puedan surgir en lo físico, emocional o lo sexual.

La exposición sexual que enfrentan los adolescentes es muchísima, todo alrededor pareciera hablar de sexo, por eso es importante acompañarlos, cuidar lo que ven y escuchan, con quién hablan, a dónde van y qué comparten. Guiarlos como los hemos llevado de la mano por las calles hasta sentir que están listos para caminar solos.

Según estadísticas, al menos la mitad de los adolescentes no tienen relaciones sexuales, la mitad que sí las tiene está expuesta a diferentes riesgos y es por eso que los padres deben acompañar a sus hijos a tomar las mejores decisiones.

Los expertos señalan que el problema no es si tener o no relaciones sexuales cuando se es adolescente sino que para tomar esta decisión se deben tener claras las consecuencias y así poder saber si se da ese paso o no.

La falta de información y las falsedades que surgen de los amigos y de los alrededores sobrepasan la información concreta de las consecuencias que traen las relaciones sexuales irresponsables.

Un buen consejo para los padres de adolescentes es tomar esa sobresexualización y a partir de ahí hablar correctamente de lo que si significa el sexo, sin tabúes ni prejuicios pero si con consciencia y fomentando la sana sexualidad de sus hijos. Al final del día mientas se sigan consumiendo contenidos sobresexualizados, quienes lucran con ellos lo seguirán haciendo sin importar el daño que causen impactando a los más jóvenes.

Es responsabilidad de los adultos controlar o verificar lo que están consumiendo los menores, informarse acerca de sus gustos y de sus hábitos de consumo para decidir si están absorbiendo de fuentes apropiadas para su edad. Aunque parezcan más grandes no debemos olvidar que están más cerca de seguir siendo niños que de ser adultos.

¿De qué y cuándo vamos a hablar?

Si se habla con honestidad con los hijos desde que se es niño o niña, al llegar a la pubertad, o antes de ella, podremos tener un diálogo más fluido. Aún cuando se tenga una relación abierta y con mucha comunicación con los menores, siempre puede resultar incómodo hablar de sexo con los hijos, no por eso se tiene que dejar pasar.

Dice el doctor  Warren Seigel, director del Departamento de Pediatría y director de medicina adolescente en Coney Island Hospital, que cada que se habla con los hijos de temas importantes para su vida se les debe recordar cuánto se les quiere, que pase lo que pase les seguirían amando y apoyando.

Los temas de sexualidad son muchos pero lo más importante es saber cómo están y qué piensan los hijos para a partir de ahí hablar de sus inquietudes y fortalecer su carácter para tomar mejores decisiones cuando lo requieran.

Mientras los hijos crezcan irán surgiendo escenarios diversos donde necesitarán de nuestra compañía y también otros donde ellos tendrán que actuar y resolver por su cuenta, lo importante aquí es mantener el canal de comunicación abierto y convertirnos en consejeros y compañeros en los que se pueda confiar.

El amor como herramienta

Más allá de las palabras, la comprensión y la compañía, informarse, actuar siempre para el bienestar de los menores, será el amor por los hijos lo que impulse su confianza y les de la oportunidad de ser mejores personas y actuar en beneficio de todos, de vivir una sexualidad responsable y de cuidarse y cuidar a los demás con quienes decida compartir su sexualidad.
 

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones