Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Enfermedades

¿Comer hamburguesas puede provocar enfermedades?

Algunas declaraciones señalan que la comida rápida causar aterosclerosis, una enfermedad que bloquea las arterias por la grasa y el colesterol, pero, ¿qué tan cierto es esto?

Por Mundo Sano

La hamburguesa es un platillo que se encuentra en las ofertas de la comida rápida.(Pexels)

La hamburguesa es un platillo que se encuentra en las ofertas de la comida rápida. | Pexels

Una hamburguesa es un platillo que se prepara con carne picada de animales vacunos, cerdo o aves, generalmente condimentada con sal, pimienta, ajo y perejil y que suele formar parte de la opciones de comida rápida

Un artículo de Hablemos Claro, señala que existe una tendencia a declarar que la comida rápida puede causar aterosclerosis por la grasa que contienen, si se consume dos veces a la semana o más. 

La aterosclerosis es un bloqueo que ocurre en las arterias debido a la acumulación de grasa saturada y colesterol. Consumir alimentos ricos en grasas puede ser un factor de riesgo para desarrollar esta enfermedad que puede derivar en infartos y otras enfermedades cardiacas. 

El sitio de investigación científica explica que se ha esparcido la idea de que las hamburguesas, acompañadas de papas y refesco, contribuyen a la formación de esa placa de grasa en las arterias y que para estar en riesgo de este padecimiento es suficiente consumir este alimento dos veces a la semana. 

Sin embargo, aclaran que ante este tipo de declaraciones, es importante tomar en cuenta el tamaño de las porciones. 

 

La evidencia científica indica que, para desarrollar aterosclerosis, sería necesario ingerir más de 150mg de grasa por día (Roberts, 2000). Una hamburguesa de 100g, contiene 16g de grasa según la USDA. 

¿Es peligroso comer hamburguesas?

Consumir carne es asociado con el desarrollo de algunos padecimientos como la enfermedad de la arteria coronaria, infartos o diabetes

De acuerdo con Hablemos Claro, se han realizado estudios para encontrar si existe relación entre dichas enfermedades y el consumo de carne procesada y carne roja. 

De los 20 estudios que entraban en los criterios deseados para el meta-análisis (con 3 casos de control), se encontró que la carne roja no está asociada con la enfermedad de la arteria coronaria ni con diabetes. En el caso de la carne procesada, hay una asociación de un 42% de riesgo. Ninguno de los dos tipos de carne analizados mostraron tener relación con infartos.

En el 2005, el US Dietary Guidelines for Americans (Guías alimentarias para los estadounidenses) recomendó que el consumo de carne roja y carne procesada fuera moderado debido a los efectos de las grasas saturadas que estos alimentos contienen.

Sin embargo, la relación entre el consumo de carne con enfermedades de la arteria coronaria, infarto y diabetes no están bien establecidas por los estudios que se han llevado a cabo.

Otras investigaciones han evaluado la relación entre la dieta y el riesgo de enfermedades cardiovasculares (EC).

En un caso, por ejemplo, se analizó si hay o no una relación entre distintos grupos de alimentos y las EC. Los grupos eran 4: 

  1. Grasas, carne procesada, papas fritas y postres
  2. Granos, granos refinados, tomates y productos lácteos altos en grasa
  3. Granos, fruta, nueces y vegetales
  4. Vegetales y pescados

Los resultados mostraron que el primer grupo de alimentos implicaba riesgos mayores de desarrollar una EC, pero también identificó que combinar alimentos de los diferentes grupos hacía variar el riesgo. 

Por lo tanto, el sitio concluye que la carne procesada y en el caso específico de las hamburguesas, no causan enfermedades cardiacas ni de aterosclerosis, debido a que esta enfermedad es provocada por un consumo mayor de 150 mg de colesterol al día.

Una porción de hamburguesa tiene entre 107 y 249g de carne; según la USDA por cada 100g de una hamburguesa, hay un aporte de 33 a 55mg de colesterol, por lo que una hamburguesa de 249g de carne aportaría de 80 a 136mg de colesterol, máximo.

Esto significa que una persona tendría que consumir 2 hamburguesas grandes o 4 de tamaño promedio para estar en riesgo de padecer aterosclerosis.

Por lo tanto, mientras el consumo sea moderado, en porciones adecuadas y siguiendo una buena alimentación en general, comerlas no será causa de este enfermedad o de alguna EC. 

También es importante que consideres que acompañar una hamburguesa con papas y refresco, aporta calorías extra. 

Más allá de excluir alimentos, es fundamental aprender a medir las porciones de lo que comes, pues la raíz de las enfermedades que se han mencionado puede radicar en las cantidades y las combinaciones. 

 

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones