Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Enfermedades

Diabetes tipo 1: Una sed excesiva fue el primer signo de Maddox un bebé de 16 meses

Sin embargo, ella se alertó cuando su pequeño comenzó a empapar los pañales.

Por Kimberly Salazar

La diabetes en menores.(PEXELS)

La diabetes en menores. | PEXELS

Una mujer llamada Courtney Moore, revela cómo descubrió que su hijo padecía diabetes tipo 1, después de varios síntomas que al inicio los consideraba normales.

Maddox el bebé de 16 meses comenzó a beber grandes cantidades de agua. Su madre no se sorprendió, pues era verano y las temperaturas en Sacramento, California, habían superado los 100 grados Fahrenheit.

Sin embargo, ella se alertó cuando su pequeño comenzó a empapar los pañales. Moore, intentó de todo, duplicó sus pañales, probó con otras marcas y nada funcionó en una de sus búsquedas internet, un resultado le arrojó algo relacionado con diabetes tipo 1, lo cual la alarmó.

Moore dijo, en retrospectiva, que notó que Maddox perdió peso, pero pensó que era porque era muy activo.
Moore dijo, en retrospectiva, que notó que Maddox perdió peso, pero pensó que era porque era muy activo.

Maddox diagnosticado con diabetes

Fue entonces, cuando decidió llevar al pequeño con un pediatra y le realizaron estudios. Después de que los resultados llevaron a Maddox a emergencias, estaba experimentando cetoacidosis diabética, una complicación potencialmente mortal de la diabetes no tratada o mal regulada.

Cuando la diabetes no es tratada, los niveles de glucosa aumentan lo que podría generar graves complicaciones a la salud como dolor abdominal, náuseas, vómitos, incluso entrar en estado de coma y dejar de responder. Si eso sucede, el paciente podría morir.

Ahora la madre de Maddox relata que desde que regresó del hospital, el pequeño ha estado feliz, riendo y sonriendo. Moore dijo que sentía que era importante animar a otras personas a seguir sus instintos cuando se trata de la salud de sus hijos.

Síntomas

Los signos y síntomas de la diabetes tipo 1 en los niños suelen desarrollarse rápidamente y pueden incluir:

  • Aumento de la sed
     
  • Orinar con frecuencia, posiblemente mojar la cama en un niño entrenado para ir al baño
     
  • Hambre extrema
     
  • Pérdida de peso involuntaria
     
  • Fatiga
     
  • Irritabilidad o cambios de comportamiento
     
  • Aliento con olor a fruta
En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones