Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Bienestar y Belleza

¿Es mejor lavar el cabello con agua fría o agua caliente?

Es importante saber cuándo utilizar agua fría o agua caliente para lavar el cabello. 

Por Mundo Sano

La temperatura del agua al bañarse puede ayudar a la salud capilar.(Unsplash)

La temperatura del agua al bañarse puede ayudar a la salud capilar. | Unsplash

Tener un cabello saludable llega a ser el deseo de muchas personas. En el mercado se pueden encontrar una amplia gama de productos especializados que ayudan a devolverle su brillo y fuerza. 

Sin embargo, además de utilizar los productos adecuados para el cabello, también es importante saber algo tan simple como cuándo utilizar agua fría o agua caliente para lavar la melena. 

Aunque no lo creas, la temperatura del agua puede tener un gran impacto, positivo o negativo, en el aspecto y salud del cabello. Cabe aclarar que ambas tienen sus pros y contras que es importante conocer para saber cuándo utilizar dichas temperaturas. 

La temperatura del agua también es importante para la salud del cabello. Foto: Unsplash

Temperatura de agua

En este caso, el sitio especializado All Things Hair, explica que es diferente el agua tibia y el agua caliente. 

Para el cabello, es mejor usar el agua tibia (está un poco más caliente que la temperatura corporal), pues ayuda a:

  • Eliminar la suciedad y acumulación de productos
  • Aumenta el volumen a la hebras al quitarle gran parte de aceites naturales

Este sitio señala que el agua muy caliente puede ser perjudicial debido a que elimina todos los aceites naturales, reseca el cuero cabelludo y debilita las hebras. 

Por otro lado, el agua fría permite cerrar las cutículas capilares y sellar los nutrientes adentro.

Además, esta temperatura ayuda a conservar los aceites naturales en las hebras, lo que permitirá que luzcan suaves y manejables y sin frizz. 

Otra ventaja del agua fría es que cierra los poros del cuero cabelludo para que no estén vulnerables a la suciedad, aceite y grasa, haciendo que permanezca limpio por más tiempo. 

Lavar el cabello con agua fría también puede contribuir a dejarlo hidratado y fuerte, pues mejora la circulación de la cabeza y podría ayudar a disminuir la pérdida de cabello. 

Antes de pensar en elegir una de las dos temperaturas, lo ideal podría ser combinar las dos, tibia para limpiar y fría para sellar, y así obtener los beneficios de ambas. 

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones