Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Sexualidad

Lo que tienes que saber de la terapia sexual

La terapia sexual es utilizada para tratar inquietudes de índole sexual y puede darse en cualquier edad. 

Por Mundo Sano

Si acudes a terapia sexual en pareja deberás cumplir con algunas tareas dentro y fuera del consultorio para que sea más efectivo el trabajo.(Pexels)

Si acudes a terapia sexual en pareja deberás cumplir con algunas tareas dentro y fuera del consultorio para que sea más efectivo el trabajo. | Pexels

La terapia sexual es una sicoterapia, es decir, está considerada una terapia para problemas de salud mental. Se utiliza para tratar inquietudes de índole sexual, incluyendo sentimientos.

Según Clínica Mayo, no existe una edad específica para ella, puede darse en cualquier edad y a cualquier persona sin importar su edad, sexo, orientación sexual o cualquier otra condición humana.

Es importante reconocer que la terapia sexual no es solo para parejas pues también tomarse para un solo individuo e inclusive para una familia o para algunos miembros de la misma.

Al ser una terapia dirigida a la salud mental los encargados de impartirla son sicólogos, médicos o terapeutas especializados en temas de salud sexual.

Bajo ninguna circunstancia, estos terapeutas, tienen cualquier tipo de contacto físico, la terapia sexual no implica ningún tipo de tocamiento. Suele tener breve duración pues la idea es resolver rápidamente los problemas causados y los tratamientos son personalizados para que resulten más efectivos.

¿Qué nos lleva a la terapia sexual?

De acuerdo con Clínica Mayo, organización médica sin fines de lucro y certificada por el Gobierno de los Estados Unidos, estas son algunas razones por las que se acude a terapia Sexual.

  • Asuntos relacionados con el deseo o la excitación sexual
  • Intereses sexuales o la orientación sexual
  • Conducta sexual impulsiva o compulsiva
  • Disfunción eréctil
  • Eyaculación precoz
  • Falta de excitación sexual
  • Anorgasmia (dificultad para llegar al orgasmo)
  • Dispareunia (relaciones sexuales dolorosas)
  • Problemas sexuales relacionados con una discapacidad o enfermedad crónica
  • Traumas relacionados con experiencias sexuales previas no deseadas

¿A dónde debes acudir?

Antes de acudir a la consulta primero deberías tener claro los detalles de tu problema tanto como sea posible, tu propio historial médico con todos los detalles de salud a lo largo de tu vida, los tratamientos que hayas tomado y principalmente los que estés llevando a cabo en el momento. No dudes en preguntar absolutamente todas tus dudas.

Habla con tu doctor para saber si es recomendable acudir a esta terapia, tu médico puede enviarte con un especialista.

De igual manera si quieres buscar a un terapeuta por tu cuenta puedes buscar en Internet clínicas especializadas, sicólogos o terapeutas certificados con quienes puedes buscar recomendaciones o sacar citas.

Clínica Mayo ha desarrollado una serie de cuestiones importantes que debes considerar al elegir a donde acudirás:

  • ¿Cuáles son sus antecedentes académicos y de capacitación?
  • ¿Tiene autorización?
  • ¿Qué experiencia tiene con mi problema sexual en particular?
  • ¿Cuánto dura cada sesión y con qué frecuencia se programan las sesiones?
  • ¿Cuál es la política en cuanto a cancelación de sesiones?
  • ¿Cuánto cuesta cada sesión y si los servicios están cubiertos por mi plan de seguro médico?
  • ¿Debo pagar completo por adelantado?

¿Cómo es la terapia?

Hablar de sexo puede ser incómodo e incluso angustiante pero para eso están capacitados los especialistas. Ellos harán que vayas sintiéndote en confianza y así puedas hablar con mayor claridad de tu problema.

Para empezar, la terapia sexual tendrá un proceso de evaluación donde tu terapeuta irá descubriendo como ejecutar el tratamiento necesario, aquí podrás hablar con tanta profundidad como lo necesites ya que estos problemas suelen ser muy complejos y muchas veces no logramos entender en su totalidad lo que está pasando.

Lo que puede ser imposible de resolver para nosotros quizá para nuestro terapeuta resulte obvio o tenga un tratamiento efectivo para nosotros.

En la terapia de pareja suele haber mayores complicaciones pues se contraponen puntos de vista y percepciones que cada uno tiene del mismo problema.

Considerando esto, muchas veces la terapia consta de tareas que tendrán que seguir fuera del consultorio. Algunas de ellas son:

- Practicar la comunicación en pareja
- Técnicas de atención a la pareja durante los encuentros sexuales
- Documentos o videos educativos
- Probar cambiando la dinámica con tu pareja, incluso la sexual

Es clave entender que la terapia sexual se basa en gran medida en la confianza y los vínculos profesionales que ejerzas con tu terapeuta, por lo que de no funcionar en las primeras sesiones, es recomendable avanzar y buscar otro profesional para ti.

Una vez que haya concluido la terapia, deberías ser capaz de expresarte con mayor libertad y claridad, estarías comprendiendo tus necesidades sexuales mejor que nunca y al mismo tiempo podrías identificar las de tu pareja para llegar a la plenitud sexual.
 

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones