Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Sexualidad

La impotencia sexual psicológica existe ¿cómo detectarla?

La mente es muy poderosa por eso aunque no lo creas, a veces la impotencia sexual puede ser más psicológica que física. 

Por Vanesa Rojas

La impotencia sexual puede traer problemas en los hombres con su autoestima.(Pixabay.)

La impotencia sexual puede traer problemas en los hombres con su autoestima. | Pixabay.

Argumentos pueden surgir en medio de la impotencia sexual como estar desconcentrado, tiene mucho estrés, problemas en el trabajo, cansancio, en fin muchas causas. 

El origen psicológico, puede dar este tipo de impotencia sexual. Y todo puede tener que ver con la mente y así se evidencia en un estudio realizado por la universidad de Harvard en el que realizaron un experimento con monjes tibetanos.

Se les cubrió con mantas mojadas con agua helada y pidió permanecer en un cuarto a una temperatura sumamente baja, casi a nivel de congelación.

Ellos estaban practicando una técnica de meditación que los lleva a un estado mental donde son capaces de tener control absoluto del cuerpo.

La impotencia sexual puede ser psicológica. 

Se monitoreó la actividad corporal a fin de protegerlos de la hipotermia. Se sorprendieron al ver que ellos lograron elevar su temperatura corporal de tal manera que las mantas en una hora ya se habían secado.

Las primeras señales de la impotencia sexual psicológica  

Esto surge cuando no hay ningún problema físico y el hombre no es capaz de lograr mantener una erección.  Si el hombre tiene mucho estrés o cansancio puede ocurrir. También puede relacionarse a las expectativas que tengan los hombres en la cama y esto a veces puede afectar un poco el autoestima. 

Es fácil comprender por qué si un hombre tiene problemas de erección, se siente devaluado, deprimido, triste, ansioso, esto puede dar lugar a un círculo vicioso.

El órgano sexual más importante es el cerebro y allí comienza todo. Si los estímulos se activan, los neurotransmisores que se encargan de despertar el deseo sexual, las señales llegan a los órganos genitales y se produce la erección. 

Cuando este proceso se ve interrumpido entonces no se produce esta reacción en cadena. Así que lo mejor es relajarse que sería denominado como el principio básico para controlar los pensamientos.

El ejercicio y una buena alimentación también te pueden ayudar. Por ejemplo una dieta balanceada, rica en proteínas, antioxidantes, fibra y todos los nutrientes aporta al  cuerpo y cerebro lo que necesitan.

Los más importante de todo esto es: disposición para estar bien. Esto requiere de disciplina, voluntad y un profundo deseo de estar bien.

Con información de Boston Medical Group. 

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones