Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Sexualidad

La eyaculación precoz y algunos tratamientos que pueden ayudar hasta en pareja

La eyaculación precoz se puede denominar como un problema de salud sexual frecuente. Al menos 1 de cada 3 hombres puede experimentar esta condición.

 

Por Vanesa Rojas.

La eyaculación precoz puede mejorarse con tratamientos.(Pixabay.)

La eyaculación precoz puede mejorarse con tratamientos. | Pixabay.

Para poder dar un tratamiento eficiente a la eyaculación precoz hay diferentes maneras de correjirlo como prácticas individuales, en pareja o mediante el suministro de medicamentos. 

Por ejemplo el hombre puede practicar la masturbación una hora antes de tener sexo, técnicas durante el coito, abstención de relaciones por un tiempo, ejercicios de kegel. 

El síntoma principal de la eyaculación es la incapacidad de retardar la eyaculación durante más de un minuto después de la penetración. También el problema puede presentarse en toda clase de situaciones sexuales, incluso durante la masturbación.

Muchos hombres se avergüenzan de la eyaculación precoz sin saber que hay solución. Pixabay. 

Eyaculación precoz y opciones de tratamientos 

En el caso de la medicación hay algunos que pueden ayudar a prolongar el tiempo hasta alcanzar el orgasmo y ls especialistas buscan crear una combinación de distintos fármacos. 

También hay cremas y aerosoles anestésicos que son útiles para poder ayudar a enfrentar la eyaculación. Algunos son lidocaína, prilocaína o la benzocaína.

Asimismo hay una técnica llamada de parar y apretar que puede ayudar a controlar un poco esto pero debes contar con la ayuda de tu pareja.

  • Comienza la actividad sexual incluida la estimulación del pene, hasta que sientas que estás casi listo para eyacular.
  • Pídele a tu pareja que te apriete el extremo del pene, en el punto en que la cabeza (glande) se une al tronco, y que mantenga apretado ese punto por varios segundos, hasta que se te pasen las ganas de eyacular. Puedes repetir ese proceso las veces que sean necesarias. 

Después de algunas sesiones de práctica, la sensación de saber cómo retardar la eyaculación podría volverse un hábito que ya no requiera la técnica de parar y apretar.

Sin embargo si causa molestia entonces aplica otra forma que consiste en detener la estimulación sexual justo antes de la eyaculación, esperar a que el nivel excitación haya disminuido y volver a empezar. Este enfoque se conoce como la «técnica de empezar y parar».

Con información de Boston Medical Group y Mayo Clinic. 

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones