Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Sexualidad

¿Cierto o falso que la cadera se ensancha al iniciar tu vida sexual?

Un reciente estudio sugiere que las caderas anchas están influenciadas por factores genéticos y hormonales.

Por Kimberly Salazar

Un mito referente a la vida sexual de las mujeres.(PEXELS)

Un mito referente a la vida sexual de las mujeres. | PEXELS

Existen muchos mitos relacionados con la sexualidad, sin embargo, hay uno que ha trascendido hasta la actualidad, pues hasta el día de hoy existe la creencia de que las caderas de las mujeres se ensanchan cuando ellas experimentan su primer encuentro sexual. 

En tiempos pasados, muchas personas relacionan el crecimiento de las caderas con el primer encuentro sexual, debido a la creencia de que las caderas se ensancharon tras perder su virginidad. De acuerdo con un artículo de Univision, es solo un mito, pues no existe algún motivo que pueda ensanchar las caderas durante la intimidad.

Un reciente estudio sugiere que las caderas anchas están influenciadas por factores genéticos y hormonales, pero el ensanchamiento de caderas no es un factor que pueda demostrar que una mujer ha iniciado su vida sexual, o que lleva una vida sexual activa.

 Las mujeres tienen caderas más anchas que los hombres porque sus pelvis deben permitir el nacimiento de bebés.
 Las mujeres tienen caderas más anchas que los hombres porque sus pelvis deben permitir el nacimiento de bebés. 

La cadera se ajusta a los años fértiles

Una investigación realizada por el Instituto Antropológico de la Universidad de Zúrich, ha demostrado que la cadera de las mujeres tiende a crecer dentro de sus años fértiles, pero advierte que al comenzar la menopausia esta podría reducir de tamaño. 

Las mujeres tienen caderas más anchas que los hombres porque sus pelvis deben permitir el nacimiento de bebés. El equipo de investigación dirigido por Marcia Ponce de León descubrieron usando datos tomográficos computarizados, rastrearon el desarrollo pélvico desde el nacimiento hasta la vejez y encontraron que hasta la pubertad, las pelvis masculina y femenina tienen un ancho similar, pero en la pubertad las caderas femeninas se ensanchan.

Según los investigadores, la pelvis femenina se desarrolla en una dirección completamente nueva, ensanchandose y alcanzando su ancho total alrededor de los 25-30 años y a partir de los 40 años, la pelvis femenina comienza a estrecharse nuevamente.

El equipo de investigación supone que la pelvis se vuelve estrechar al entrar en la etapa de menopausia debido a que es más adecuada para estabilizar el suelo pélvico y, por tanto, para soportar las altas presiones que se generan en el abdomen durante la marcha bípeda
 

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones