Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Salud Mental

¿Te comes los pellejitos de los dedos? Podrías padecer dermatofagia

Esta auto mutilación de la piel es un hábito nervioso, en el que las personas casi de manera inconsciente se arrancan la piel sana, al grado de lastimarse y hasta sangrar el área.

Por Mundo Sano

Desafortunadamente, la mayoría de personas con dermatofagia no buscan tratamiento adecuado. (Shutterstock)

Desafortunadamente, la mayoría de personas con dermatofagia no buscan tratamiento adecuado.  | Shutterstock

Muchas personas tienen el hábito de comerse las uñas, pero existe uno igual o peor de molesto que consiste en arrancarse especialmente con los dientes la piel de los dedos debido a la ansiedad.

Este hábito está catalogado como un Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) por los especialistas en salud mental.

Según el sitio Right Diagnosis, la dermatofagia está relacionada con el TOC y consiste en que el paciente se muerde de manera compulsiva su propia piel, quien padece este trastorno se muerde la piel alrededor de las uñas provocando sangrado y despigmentación con el tiempo. 

Las personas con este trastorno rara vez busca ayuda médica, lo que trae como consecuencia que el problema empeore.
Las personas con este trastorno rara vez buscan ayuda médica,
lo que trae como consecuencia que el problema empeore.

Esta auto mutilación de la piel es un hábito nervioso, en el que las personas casi de manera inconsciente se arrancan la piel sana, al grado de lastimarse y hasta sangrar el área, dejan de hacerlo cuando ven la gravedad de la herida, sin embargo, cuando ésta sana y se produce una especie de callo, vuelven a morderse esa zona.

No es un trastorno extraño pese a la escasez de casos, rara vez se menciona en los textos de estudio... específicamente es un hábito o compulsión neurótica por auto mutilar la piel", señalan los dermatólogos psicosomáticos, Michael Scott Jr y Michael Scott III en su artículo sobre la condición en la revista Cutis.

Los dermatólogos del Walter Reed Army Medical Center son detractores de los Scott, pues sugirieron en un artículo publicado en el Journal of the American Academy of Dermatology, que la dermatofagia (literalmente "comer piel" en griego) da la falsa impresión que las personas están comiendo su piel de forma regular.

Cualquiera que sea la teoría más acertada, la mayoría de las personas que padecen dermatofagia no saben cómo eliminar este horrible hábito.

El problema puede tener su origen en una enfermedad llamada excoriación neurótica o dermatilomanía y puede causar que la gente que lo padece sufra de momentos vergonzosos o de estrés emocional a causa de las lesiones provocadas por rascarse con tanta desesperación. 

Desafortunadamente, la mayoría de personas con dermatofagia no buscan tratamiento adecuado. 

Las consecuencias pueden traer:

  • Decoloración de piel 
  • Heridas de piel
  • Sangrado de labios
  • Cicatrices
  • Infecciones dermatológicas y gastrointestinales

Quienes lo padecen pueden sufrir de:

  • Retraimiento social o emocional
  • Baja autestima
  • Ansiedad
  • Depresión

Posibles causas de la enfermedad:

  • Trauma: A veces algún evento demasiado triste en la vida de la persona pudo haber sido el detonante de la compulsión.
  • Estrés: El estrés puede hacernos sentir que nos volvemos locos y hay quienes terminan por reflejarlo en dermatilomanía.
  • Genética: Los hijos de quienes padecen este desorden, son más probables a padecerlo.

No todo está perdido, por suerte existen varias opciones para tratar este desorden. Los remedios van desde alternativas holísticas hasta cuidado médico y terapia conductual

Si crees que padeces este problema puedes probar alternativas como:

  • Impregnar los dedos con pimienta o ajo.
  • En el caso de las mujeres utilizar un esmalte de olor fuerte o aplicarse uñas postizas.
  • Usar guantes
  • Realizar actividades que te mantengan con las manos ocupadas.

En casos más severos deberás consultar a un especialista en salud mental que te dé un diagnóstico y te ayude a solucionar este padecimiento.

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones