Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Salud Mental

Signos de una persona con mitomanía; síntoma asociado a distintos trastornos mentales

La mitomanía es una forma compulsiva de decir mentiras

Kimberly Salazar

Los mitómanos buscan reconocimiento de los demás(UNPLASH)

Los mitómanos buscan reconocimiento de los demás | UNPLASH

“La mitomanía es una falsificación desproporcionada que puede llegar a ser extensa, complicada o presentarse durante años o incluso toda la vida”, explica la doctora Maricarmen Jiménez Colín, del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina de la UNAM.

El mitómano suele decir mentiras por dos razones principales, la primera comúnmente es para poder obtener algún beneficio, mientras que la segunda es para crear una imagen y de esta manera tener el reconocimiento de los demás, que se le considere importante, inteligente, que se diga que tiene poder y que se le debe respetar.

Por otra parte, la mitomanía, descrita por primera vez en 1891 por el psiquiatra suizo Anton Delbrück, no se ha llegado a considerar como un trastorno, sino como un síntoma que puede estar asociado con diferentes trastornos mentales, como el trastorno histriónico, el antisocial, el límite, el facticio o el narcisista, los cuales pueden tener como componente la mitomanía.

 

Claves para detectar un mitómano

  • Son narcisistas:

Los mitómanos o mentirosos compulsivos suelen alardear de sí mismos cuando cuentan algún suceso y lo hacen eludiendo su responsabilidad frente a esas situaciones. El narcisismo, en realidad es una tapadera que esconde sus inseguridades.

Estas personas usan la mentira para conseguir admiración y atención de su entorno. No obstante, detrás de esas mentiras se esconde alguien con heridas emocionales e inseguridades, que no ha sabido gestionar esas circunstancias.
 

  • Utilizan mentiras recurrentes:

Una de las principales características de estas personas, es que la mentira no es algo puntual para conseguir algo, sino que usan la mentira para relacionarse. Si conoces a alguien al que has pillado varias veces en una mentira, ya sabes que puedes estar ante un mitómano.
 

  • Son grandilocuentes:

En sus historias, su discurso suele ser muy emocionante y exagerado, para generar expectación y admiración. El problema es que como cuentan tantos detalles, es fácil que tengan lagunas y cosas que no cuadren.
 

  • Carecen de objetivos:

La principal pista que te puede ayudar a distinguir a un mitómano de una persona mentirosa, es que esta última, miente para conseguir o evitar algo. El mitómano por el contrario, miente porque es su forma de relacionarse con el mundo. Tiene una necesidad de admiración. Además, el mitómano se cree sus propias mentiras, y con ellas construye su mundo paralelo.

  • Tienen mucha fantasía:

El mitómano fabula alrededor de su vida y lo que le acontece, para sentir que es valioso. Es importante que las personas de su entorno no la culpen de sus mentiras, ya que lo que hay detrás es un dolor emocional muy grande que no pueden sostener, y la mentira es la única forma que han encontrado para manejarlo.
 

  • Cuentan con un alto poder de seducción:

Estas personas usan la seducción para contar historias. Su forma de relacionarse con los demás es desde el humor y el ‘tonteo’, ya que esto les ayuda a sentirse atractivas frente al otro. Es como si estuvieran interpretando un papel para mantener el interés a través de detalles muy exagerados y emocionantes.
 

  • No les gusta la confrontación:

Si a un mitómano le enfrentas con la realidad, puede reaccionar de forma agresiva o por lo contrario, evitar la confrontación negando que ha mentido. Tratará de buscar maneras para compensar la mentira. Esto se debe a que al ser su mundo, si tú lo destruyes ya no saben qué hacer.

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones