Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Salud Mental

Cuáles son los 7 chakras y cómo el yoga puede ayudar a equilibrarlos

Hacer yoga puede ayudar a mantener equilibrados los chakras. 

M. A. González

El yoga puede ayudar a equilibrar los chakras.(Pixabay)

El yoga puede ayudar a equilibrar los chakras. | Pixabay

Los beneficios de mantener el equilibrio en la vida suelen ser elogiados por los profesionales de salud. Esto puede llegar a significar seguir una dieta rica en nutrientes, hacer ejercicio o buscar otras actividades que contribuyan a la salud mental. 

Un artículo de Clínica Cleveland destaca que el equilibrio también es una parte integral del yoga, una discicplina que se asocia con el desarrollo de fuerza muscular y la flexibilidad, pero en la que mucha otras personas encuentran una experiencia espiritual. 

¿Qué son los chakras?

En sánscrito, el término chakras significa "rueda" o "círculo" y se trata de un concepto relacionado históricamente con la India antigua, así como con el budismo tibetano y otras religiones.

Se puede pensar en los chakras como lugares en su cuerpo donde la energía, en términos de yoga, prana , se congrega o se concentra.

La terapeuta de yoga  Judi Bar, E-500 RYT, C-IAYT, dice:

Los chakras son centros de una fuerza vital, por así decirlo...Y se refuerzan con nuestra respiración, con pensamientos positivos, con una alimentación saludable y con el ejercicio, por nombrar algunos. Esta fuerza vital, o esta energía en nuestro cuerpo, responde o se expande a cosas más positivas". 

El equilibrio de los chakras pueden ayudar a que una persona se sienta mejor. Foto: Unsplash

En el lenguaje del yoga, el prana viaja alrededor del cuerpo entre los chakras a través de canales llamados nadi, los cuales también entran en juego con la  acupuntura, una forma de medicina antigua que consiste en pinchar la piel con pequeñas agujas.

¿Cuáles son los siete chakras?

Hay siete chakras, cada uno de los cuales corresponde a una sección diferente del cuerpo y de un color diferente. En ocasiones, es posible que veas estos chakras vinculados a una parte diferente de su sistema endocrino o sistema nervioso, aunque eso no está respaldado por estudios científicos.

Los nombres de los chakras se escribieron originalmente en sánscrito, aunque estos son los nombres con los que normalmente se llaman hoy.

Aquí están los siete chakras y sus colores y ubicaciones asociados en el cuerpo. (Nota: a veces, los colores de los chakras superiores varían según la escuela de pensamiento asociada con ellos).

  • Chakra de la raíz: Color rojo 

Ubicación: parte inferior del coxis  

  • Chakra sacro: Color naranja 

Ubicación:  entre el coxis y el ombligo  

  • Chakra del plexo solar: Color amarillo 

Ubicación: área del ombligo  

  • Chakra del corazón: Color verde 

Ubicación:  centro de tu pecho  

  • Chakra de la garganta: Color azul 

Ubicación:  boca de tu garganta 

  • Chakra del tercer ojo: Color Indigo 

Ubicación:  entre tus cejas 

  • Chakra de la corona: Color púrpura 

Ubicación:  la parte superior de tu cabeza 

Cómo alinear o equilibrar tus chakras 

El solo hecho de que te tomes un tiempo para relajarte puede ayudar a recuperar el equilibrio, dice Bar. Una comida equiibrada o salir a dar un paseo ayuda a que el cuerpo y la mente se sientan mejor, debido a que estás permitiendo que ese flujo suceda a través de ti. 

Hacer yoga también es una excelente manera de equilibrar tus chakras. De hecho, cada chakra tiene una pose de yoga diferente correspondiente y también puede responder a tu práctica de respiración y meditación.     

Sin embargo, Bar enfatiza que incluso si enfocas tus movimientos en un chakra, sentirás beneficios en múltiples lugares.

  • Postura de la montaña (chakra raíz)  

Esta postura implica que te pongas de pie con las rodillas ligeramente flexionadas y los pies lo suficientemente separados para que no te sientas desequilibrado, mientras mueves los hombros ligeramente hacia atrás y respiras lentamente. 

  • Rodilla a pecho (chakra sacro)  

Si se hace mientras estás acostado, esta postura la harás tirando de una o ambas rodillas hacia su pecho, de modo que parezca que te estás acurrucando en una bola. 

  • Torsión espinal (chakra del plexo solar)  

El giro espinal se realiza mientras estás sentado en una colchoneta o una silla y tiene como objetivo concentrarse en tu ombligo.

“Mientras te mantienes erguido mientras está sentado, apunta las rodillas, las caderas y los dedos de los pies en una dirección”, indica Bar.

Luego, gira suavemente el torso, mirando por encima del hombro y respirando lenta y profundamente tres veces antes de girar hacia el otro lado y repetir de ese lado. 

  • Postura de abanico (chakra del corazón)  

Una versión modificada de la postura del pez, la postura del abanico tiene como objetivo abrir el pecho. Pon tus manos detrás de ti y recarga tus brazos rectos sobre el asiento mientras estás sentado. Después echa los hombros hacia atrás y mira hacia afuera con cuidado. Ten cuidado cuidado con el cuello.

  • Estiramiento del cuello (chakra de la garganta)

Deja caer la barbilla para que descanse sobre el pecho y gira la cabeza de lado a lado con cuidado de no esforzarse demasiado.

  • La mirada (chakra del tercer ojo)

Bar dice que hay algunas formas de adoptar esta pose, pero que la "forma más segura y fácil" es enfocar la mirada con la intención de ver con claridad.

“En la meditación, podría ser que estés mirando una vela...Pero, por lo general, en una habitación, uno se concentra en un objeto que está delante y que no se mueve. Podría ser algo de la naturaleza si estás afuera. O podría ser que estás sentado aquí, mirando hacia adelante y dejando que tus ojos se relajen un poco, con ese enfoque suave", explica.

  • Perro descendente modificado (Chakra de la corona)  

En la postura del perro hacia abajo del yoga, colocas las manos y los talones en el suelo y te inclinas para que tu cuerpo tenga forma de V. Sin embargo, para hacer esto con una silla, puedes colocar las manos en el asiento de una silla e inclinarse, manteniendo las rodillas dobladas o rectas y hacia atrás. Una vez más, la idea es que te suba un poco de sangre a la cabeza. 

 

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones