Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Salud Mental

¿Cómo afecta la depresión a la salud de tu corazón?

La depresión es un trastorno que compromete la salud mental y física y mantiene un vínculo con las enfermedades cardiacas.

Por Mundo Sano

Según expertos, la depresión compromete la salud física y mental.(Pixabay)

Según expertos, la depresión compromete la salud física y mental. | Pixabay

La Organización Mundial de la Salud señala que la depresión es un trastorno mental que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración.

Si bien se sabe que la depresión puede afectar en muchos aspectos a la salud y dificultar el desempeño de actividades diarias, otra pregunta que ha surgido es si la depresión puede afectar el corazón y cómo puede ocurrir esto. 

Un artículo de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA) indica que el trastorno depresivo puede afectar tanto a niños como adolescentes y adultos y aunque se desconoce la razón específica, se sabe que pueden entrar en juego factores como la herencia, psicológicos, sociales y ambientales. 

La depresión es un trastorno que puede dificultar el desempeño de las actividades cotidianas. Foto: Pixabay

Depresión y enfermedad cardiovascular

La FCA destaca que en los últimos años se han mostrado avances en el conocimiento de la relación entre la depresión y la enfermedad cardiovascular y menciona que la evidencia ha permitido señalar lo siguiente:

La depresión podría coadyuvar al desarrollo de la enfermedad coronaria y desencadenar eventos agudos

La enfermedad coronaria desencadena cuadros depresivos o puede agravar los preexistentes y aumenta el riesgo de mortalidad. 

La Sociedad Argentina de Cardiología (SAC) subraya la depresión compromete la salud física y mantiene una relación con las enfermedades cardiacas, debido a que puede constituir tanto un factor predisponente para sufrir un evento cardiovascular como una consecuencia de un infarto o angina de pecho. 

En un artículo de esta Sociedad,  María de las Nieves Gatti, psicóloga y directora del Consejo de Aspectos Psicosociales en Cardiología de la SAC indica que la depresión y la enfermedad cardiaca se influyen mutuamente, pues comparten un aspecto fundamental que son los factores inflamatorios y agrega que la presencia en sangre de sustancias inflamatorias en un paciente con este trastorno puede desencadenar patología cardiovascular y viceversa. 

Ante este vínculo, la FAC apunta que es de suma importancia prestar atención a los cambios que se puedan presentar en una persona deprimida, como son: 

  • Llanto frecuente
  • Aislamiento
  • Se queja de malestares físicos
  • Falta de arreglo personal
  • Irritabilidad
  • Dificultad para tomar decisiones
  • Se le olvidan las cosas por hacer o decir
  • Aumento o disminución de peso
  • Insomnio o hipersomnia (sueño durante el día)
  • Pérdida de interés o capacidad para el placer
  • Pérdida de apetito
  • Fatiga
  • Sentimientos de culpa

En cuanto a los efectos fisiológicos, la FAC señala que los más comunes son:

  • Una ligera elevación de la presión arterial
  • Incremento de la resistencia vascular y del nivel de conductancia de la piel
  • Reducción del volumen cardiaco y la temperatura periférica
  • Aumento de la tensión muscular general
  • Cambios en la amplitud respiratoria

Especialistas destacan la importancia de estar alerta ante la presencia de estos signos, pues un diagnóstico temprano puede ayudar a recibir un tratamiento a tiempo y evitar complicaciones. 

 

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones