Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Salud Mental

Cómo afecta el enojo a tu salud y consejos para manejar esta emoción

Cuando ocurren arranques incontrolables de furia, estos pueden llegar a afectar la salud.

Por M. Alejandra González

Cómo afecta el enojo a tu salud y consejos para manejar esta emoción

El enojo es normal y se presenta en varias ocasiones a lo largo de la vida. Hay quienes señalan que no debe considerarse como algo malo o negativo, sino que se debe buscar la manera de manejarlo. 

La ira puede ser causada por factores de dos tipos:

  • Internos

Estos pueden ser recuerdos traumáticos, malos pensamientos, celos enfermizos o todo aquello que se atraviesa por la mente e impide pensar con claridad.

  • Externos

Discutir con alguien, reclamarle a alguna persona sobre lo que se considera una injusticia, enfrentar una situación fuera del control propio, etc. 

El enojo afecta a la salud física. Foto: Unsplash

Tener problemas de ira puede ser el resultado de perder por completo el control. Como consecuencia una persona se puede volver violenta, capaz de gritar, insultar o hasta golpear, seguido de presentar sentimientos de culpa o arrepentimiento. 

Cuando ocurren arranques incontrolables de furia, estos pueden llegar a afectar la salud. Algunas cosas que le pasan al cuerpo cuando te enojas son:

  • Aumenta la frecuencia cardiaca
  • Sube la presión arterial
  • Se incrementan los niveles hormonales, como la adrenalina
     

Además de esto, la Asociación Chilena de Seguridad comparte que el cuerpo también experimenta lo siguiente con el enojo:

  • Se desequilibra el sistema inmunológico
  • Se provocan contracturas, dolores musculares y de cabeza
  • La respiración se acelera, provocando que el corazón bombee con más intensidad
  • Aumenta el riesgo de padecer algunas enfermedades como gastritis, colitis y dermatitis

Consejos para controlar el enojo

Estas sencillas recomendaciones pueden ser útiles para los momentos de enojo

  • Relájate

Cuando sientas que vas a explotar, respira hondo y aléjate por un momento de lo que o quien te esté irritando. 

  • Minimiza

Trata de no darle tanta importancia a la situación, al menos por el tiempo en el que poner en orden tus pensamientos. 

  • Busca soluciones

Si hay una forma de enfrentar el problema, hazlo, si no es así piensa si tiene sentido explotar ante algo sin remedio. 

  • Habla

Pero piensa bien lo que vas a decir, ordena tus ideas, cuida tu tono de voz y escucha a la otra persona. 

  • Sé condescendiente

Si la otra persona esta cerrada al diálogo, ponte un momento en sus zapatos y busca comprender por qué su falta de criterio. 

Si no hay manera de entenderte con la otra persona porque está totalmente cerrada al diálogo, ponte por un momento en sus zapatos y trata de comprender el porqué de su falta de educación o de criterio.

En caso de que no sea posible controlar los arranques de ira o enojo, la sugerencia es buscar ayuda profesional para aprender a manejar estos sentimientos antes de que afecten tu entorno y relaciones. 

  • Haz ejercicio

La actividad física ayuda a la liberación de endorfinas y es un momento de distracción que ayuda a ver todo con claridad. 

 

Con información de Secretaría de Salud y ACHS

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones