Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Salud Mental

7 claves para manejar el estrés de forma positiva

"Si aprendemos a gestionarlo adecuadamente, nuestro estrés puede ser un gran aliado", comparten especialistas. 

Por María Jesús Ribas. EFE/REPORTAJES

El estrés suele relacionarse con aspectos negativos.(Unsplash)

El estrés suele relacionarse con aspectos negativos. | Unsplash

Mendoza y Castro son directoras de ZENWorking, una consultora especializada en soluciones para optimizar el bienestar en las organizaciones y empresas en los ámbitos de las emociones, la mente y la salud. 

Coautoras del libro ‘Quiero aprender  a gestionar mi estrés’, en él ofrecen herramientas y consejos para entender y manejar este mecanismo psico-fisiológico.

Señalan que solemos tener un concepto negativo del estrés, pero nos ayuda a reaccionar adecuadamente ante situaciones que pueden ser una amenaza, y también a afrontar circunstancias de nuestro entorno que son más exigentes de lo normal. 

Si la activación es la adecuada, conseguimos ser “nuestra mejor imagen”. Nuestro cerebro pone en marcha nuestras fortalezas y competencias para sortear con éxito esa situación. Ese estrés positivo pone a nuestra disposición nuestros mejores recursos para sortear las dificultades que se presenten”. 

“La palabra estrés la hemos asociado a la sensación de malestar que nos generan algunos de sus síntomas físicos y psicológicos. Esta confusión es la que nos lleva a decir cosas como “quiero vivir sin estrés”, y esto es imposible. Si aprendemos a gestionarlo adecuadamente, nuestro estrés puede ser un gran aliado”, destacan.

“Lo que sí podemos es aprender y conocer aquellos factores internos y externos que desencadenan esta respuesta de lucha o huida para que ocurra en los momentos en los que verdaderamente la necesitamos y que no se sostenga en el tiempo”, señalan.

CALMAR LAS EMOCIONES Y LOS PENSAMIENTOS

Así, apuntan, por ejemplo que “poner la mente en blanco es imposible. No podemos evitar pensar, pero podemos gestionar nuestros pensamientos de otra manera, lo que hará que nuestro estrés sea más manejable”.

“Gestionar adecuadamente tu estrés no es una prueba de velocidad sino de fondo. Lo importante es ir incorporando  a tu vida cambios pequeños, pero firmes, que se irán convirtiendo en hábitos que, sin duda, te llevarán a afrontar las situaciones estresantes con mayor equilibrio físico, psíquico y emocional”, aconsejan.

“El primer paso para gestionar el estrés es desarrollar una buena consciencia corporal. Ser capaz de escuchar nuestro cuerpo  y las señales que, a través de diferentes síntomas, esté queriendo transmitir. El cuerpo es sabio  y cuando  lo estamos forzando demasiado o lo llevamos al límite de su resistencia, nos pide ayuda y nos avisa de que algo no va bien», afirman la expertas.

Una herramienta eficaz para gestionar los niveles de estrés es el ‘tapping’ (o EFT) , una técnica de regulación emocional  consistente en estimular con la yema de los dedos una serie de puntos concretos de nuestro cuerpo señalados por la acupuntura china, mientras la persona se mantiene enfocada en la emoción que queremos liberar  o el asunto que quiere tratar”, aconsejan. 

“Con el ‘tapping’ podemos bajar la intensidad de cualquier emoción que estamos sintiendo con una intensidad no adaptada a la situación, como los miedos y el enfado, que están asociados a la respuesta de lucha-huida del propio mecanismo del estrés, con lo cual reduciremos nuestros niveles de estrés”, indican.

“Otra técnica muy eficaz para la gestión de las emociones y de los pensamientos, generando calma y claridad a la mente, es la “atención plena” (mindfulness), consistente en alcanzar un estado de conciencia focalizado en el presente, atentos a lo que hacemos en cada momento y aceptando todo aquello que acontezca con amabilidad y sin juicios, sea agradable o desagradable”, aseveran Mendoza y Castro.

Según indican, esta capacidad se desarrolla practicando ejercicios meditativos que se pueden realizar durante las actividades diarias. En la ducha, mientras se desayuna o cuando caminamos hacia el trabajo, “atendiendo solo a eso, observando nuestras sensaciones y lo que nos está aportando esa experiencia, sin engancharnos  a nuestros  pensamientos”, puntualizan.  

Tanto el “mindfulness” como el “tapping” se pueden utilizar para regular los niveles de estrés preventivamente, según indican, y añaden que “nos ayudarán a encontrarnos  habitualmente  mucho más tranquilos  y serenos,  y a conseguir  que nuestra reactividad ante cualquier acontecimiento sea mucho más reducida  y, por lo tanto, más equilibrada  y manejable”. 

CLAVES PARA VIVIR DE OTRA MANERA

“En ocasiones nos encontramos con personas que asocian su estrés al "poco tiempo" que tienen a que "le faltan horas", pero todos los días tienen 24 horas y es así para todas las personas”, según Mendoza y Castro, que comparten  algunas recomendaciones para la gestión positiva del estrés.

  • Piensa en ti. Quiérete y sé capaz de demostrártelo

Si no estás dispuesto a respetar este punto, difícilmente gestionarás tu estrés en positivo. La autoestima es uno de los factores moduladores más importantes de nuestros niveles de estrés.

  • Sé coherente con tus valores

Todos tenemos unos valores fundamentales que dan sentido a nuestra vida y son nuestra brújula a la hora de elegir caminos o tomar decisiones. Si no los respetamos, la incoherencia interna que genera nos provocará un desequilibrio que nos llevará al estrés negativo. Si es necesario flexibilízalos y adáptalos a cada momento de tu vida.

  • Equilibra tu ‘quiero-puedo-hago’

Cuando quieres algo, tienes capacidad para hacerlo y no lo haces, eso te generará frustración y desequilibrará tus niveles de estrés. Esto sucederá también cuando te enfoques constantemente en lo que quieres y no tienes, en lugar de disfrutar de lo que tienes.

  • Mantén una agenda de bienestar

Organiza tu tiempo en función de lo que has concluido con respecto a los tres puntos anteriores, y elige al menos una actividad que te motive, te guste y te haga feliz. Encájala en tu agenda como imprescindible e improrrogable.


 
  • No prescindas de las buenas relaciones

Las relaciones sociales y las redes de apoyo mutuo son un recurso fundamental que nos permiten compartir emocionalmente y fortalecer vínculos afectivos que nos dan seguridad en situaciones difíciles. Para ello, cuídalas dedicándoles el tiempo y la atención necesarios.

  • Mejora tu asertividad. Aprende a “decir no” y a delegar

Te ayudará a aligerar la agenda y crear espacios para actividades que realmente aporten valor a tu vida.

  • Utiliza herramientas para gestionar el estrés

Técnicas como el ‘tapping’ y el ‘mindfulness’ te ayudan a relajarte y calmar tu cuerpo y tu mente. Pruébalas, elige las que más te gusten y crea un hábito. Haz durante el día varias pausas activas para  practicarlas.

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones