Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Maternidad

¿Zanahoria o col rizada? Así reaccionarían los fetos cuando su madre los consume

El estudio ofrece una forma de saber cómo reaccionan los fetos en tiempo real. 

Por Vanesa Rojas

Así se mostraron las expresiones de los fetos.(Capture.)

Así se mostraron las expresiones de los fetos. | Capture.

Los investigaciones dieron a las mujeres que participaron - alrededor de 100 -  en Inglaterra, que tomaran cápsulas que contenían versiones en polvo de zanahoria y col rizada.

Treinta y cinco mujeres consumieron el equivalente a una zanahoria mediana y 34 mujeres consumieron el equivalente a 100 gramos de col rizada picada. Las 30 mujeres restantes tampoco consumían.

Veinte minutos después, las ecografías mostraron que la mayoría de los fetos expuestos al sabor de la col rizada parecían que en su rostro mostraban una mueca y la mayoría de los expuestos a la zanahoria parecían reírse.

El grupo de control, mientras tanto, no tuvo las mismas respuestas. Fue publicado en Psychological Science.

"Somos los primeros que pudimos mostrar en una ecografía las expresiones faciales en relación con los alimentos que la madre acaba de consumir", dijo Nadja Reissland, coautora del estudio y directora de Fetal and Neonatal Research. Laboratorio de la Universidad de Durham.

OTRAS INVESTIGACIONES SIMILARES 

En otros estudios se demostró que el líquido amniótico que rodea al feto podría tener diferentes olores o sabores según la dieta de la mujer embarazada.

Un estudio de 2001 encontró que los bebés que estuvieron expuestos al sabor de las zanahorias a través del líquido amniótico o la leche materna mostraron menos expresiones faciales negativas en reacción al cereal con sabor a zanahoria.

Los fetos en la nueva investigación tenían entre 32 y 36 semanas de gestación.

Las muecas en los ultrasonidos "podrían ser solo los movimientos musculares que reaccionan a un sabor amargo", dijo Reissland.

Agregó, sin embargo, que se sabe que los fetos hacen expresiones faciales.

"Si lo miras desde las 24 a las 36 semanas de gestación, sus expresiones se vuelven cada vez más complejas", dijo Reissland.

El Dr. Daniel Robinson, profesor asociado de neonatología en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern, que no participó en la nueva investigación, advirtió de manera similar que las personas no deben interpretar las imágenes de ultrasonido como si mostraran felicidad o desagrado de los fetos.

Reissland cree que su estudio podría mejorar nuestra comprensión de cómo la exposición a los sabores en el útero afecta los hábitos alimenticios más adelante en la vida.

Las madres que tienen dietas saludables durante el embarazo también pueden encontrar que sus bebés son menos quisquillosos con la comida, dijo Reissland.

Con información de NBC News.

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones