Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Maternidad

Un trasplante de útero le cambió la vida a una joven y la convirtió en madre

Amanda tuvo que someterse a un trasplante de útero porque nació sin él y los médicos lo descubrieron cuando tenía 16 años ante la falta de la menstruación. 

Por Vanesa Rojas.

El trasplante funcionó perfectamente para Amanda que nació sin útero.(Foto: Cleveland Clinic.)

El trasplante funcionó perfectamente para Amanda que nació sin útero. | Foto: Cleveland Clinic.

Amanda Gruendell siempre soño con ser mamá pero no fue hasta cuando tenía 16 años que se enteró que no tenía utero y es una condición que se le conoce como síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser (MRKH), por eso tuvo que dar el paso de hacerse un trasplante. 

Desde Clinica Cleveland cuenta que ella fue la octaba mujer que se sometió a este tipo de trasplante, siendo el primero en el año 2016.  Es la cuarta mujer hasta ahora en el ensayo de la Clínica Cleveland, en dar a luz a un bebé sano después de haber tenido éxito en Fertilización in vitro (FIV) .

Según Uma Perni, MD, que se especializa en embarazos de alto riesgo y es miembro del equipo multidisciplinario de trasplante uterino de la Clínica Cleveland, Amanda tuvo un embarazo relativamente rutinario y un parto a término por cesárea.

Luego del trasplante Amanda y su esposo pudieron tener la dicha de ser padres. Cortesía Cleveland Clinic. 

Durante el primer año de matrimonio de Amanda buscó opciones de adopción y subrogación, sin éxito, también se involucró en grupos de apoyo de infertilidad por factor uterino (UFI).

Sin embargo a los 32 años, Amanda se enteró del programa de trasplante de útero de Cleveland Clinic. “Tengo una amiga que también nació sin útero (...) ella se acercó a mí sobre el programa y me animó a seguirlo. Ella pensó que podría ser una gran oportunidad para mí ".

Más sobre la historia de Amanda y su trasplante exitoso

Amanda fue aceptaba en el ensayo luego de meses de pruebas y consultas en profundidad.  Hizo que los embriones se congelaran mediante FIV. Tras estimular sus ovarios con inyecciones de fertilidad, el equipo cosechó óvulos maduros de Amanda y los fertilizó con el esperma de su esposo John. Posteriormente, inició la espera de un útero de una donante fallecida.

En enero de 2020, el cirujano de trasplantes Andreas Tzakis, MD, el cirujano ginecológico, Stephanie Ricci, MD, y sus equipos recuperaron el útero de un donante y procedieron con la operación.  La espera del donante fue por casi dos años. 

Después de la recuperación de Amanda, que incluyó pruebas periódicas para asegurarse de que la sangre fluía libremente hacia el útero implantado y que los medicamentos inmunosupresores funcionaban para prevenir el rechazo.

Luego, un embrión fue descongelado y transferido al útero trasplantado de Amanda por el endocrinólogo reproductivo Elliott Richards, MD, y su equipo. Posteriormente, la pareja esperó a ver si Amanda quedaba embarazada. Es un proceso que no siempre funciona inicialmente, pero funcionó para Amanda y John.

Con información de Cleveland Clinic. 

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones