Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Maternidad

Madre fue a la cárcel por el asesinato de sus 4 hijos; sería inocente según la ciencia

Científicos firmaron una petición que señala que los hijos de "la peor asesina serial de Australia" murieron por una mutación genética. 

Por Alejandra Gonzalez

Kathleen Folbigg fue acusada por el asesinato de sus hijos y ha pasado 18 años en prisión. Ahora la comunidad científica busca que salga en libertad.(Reuters)

Kathleen Folbigg fue acusada por el asesinato de sus hijos y ha pasado 18 años en prisión. Ahora la comunidad científica busca que salga en libertad. | Reuters

En 2003, Kathleen Folbigg fue acusada y condenada a 30 años de cárcel por el asesinato de sus cuatro hijos siendo bebés en un período de 10 años. 

A esta madre se le acusó de matar a su primogénito Caleb y del asesinato de sus tres hijos posteriores, Patrick, Sarah y Laura. 

Desde ese momento se le ha considerado como "la peor asesina serial de Australia" y ha cumplido 18 años de condena. 

Kathleen Folbigg fue condenada a 30 años de cárcel por el asesinato de sus cuatro hijos y ahora la ciencia busca su libertad. Foto: Reuters

BUSCAN COMPROBAR QUE ES INOCENTE 

Tras ese tiempo, ahora la ciencia busca comprobar que la mujer no cometió esos crímenes y que la muerte de los menores fue por causas naturales. 

En los juicios no se encontraron pruebas de una implicación directa de Folbigg en los casos, sin embargo, ella era la única persona presente en los fallecimientos. 

Ahora una investigación científica señala que los cuatro niños pudieron morir por causas naturales debido a una mutación genética. 

Este argumento es tan sólido que 90 científicos y expertos de la medicina, Premios Nobel entre ellos, han firmado una petición para el gobernador de Nueva Gales del Sur, donde solicitan el perdón y liberación para Kathleen Folbigg. 

¿EN QUÉ CONSISTE LA MUTACIÓN GENÉTICA? 

En 2019 identificaron por primera vez el gen mutante de las dos niñas. 

Se trató de CALM2 G114R. El estudio fue realizado por un equipo dirigido por la científica española Carola Vinuesa, quien es una de las principales impulsoras de la petición para liberar a la madre. 

Posteriormente, los científicos encontraron que los dos niños, Caleb y Patrick, portaban dos variantes raras del gen BSN que cuentan con evidencia de que causan epilepsia en ratones.

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones