Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Maternidad

Cerebro de niños obesos y con peso normal tienen características diferentes

Por medio de imágenes obtenidas por resonancia magnética funcional, investigadores encontraron que ciertas partes del cerebro en niños obesos presentan ciertas alteraciones. 

Por Vanesa Rojas.

Fueron analizados en esta investigación, el cerebro de un total  de 230 niños de 8 a 12 años de edad.(Pixabay.)

Fueron analizados en esta investigación, el cerebro de un total  de 230 niños de 8 a 12 años de edad. | Pixabay.

La obesidad se relaciona en su mayoría con los malos hábitos en la alimentación sobre todo en aquellos altos en calorías pero un estudio se refiere al papel que juega el cerebro en todo esto. 

Investigadores de la Unidad de Investigación de Resonancia Magnética del Departamento de Radiología del Hospital del Mar y del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro apoyado por la Fundación ”la Caixa”, encontraron que los cerebros de niños obesos se diferencian claramente de aquellos que están en su peso normal. 

El doctor Jesús Pujol, coautor del estudio y responsable del Magnetic Unidad de Investigación de Imágenes por Resonancia indicó que la obesidad en general, y la infantil en particular, es vista como un mal hábito y se culpa a ciertos alimentos, pero esto no es del todo cierto.

El estudio sobre el cerebro y sus implicaciones 

Fueron analizados en esta investigación, el cerebro de un total  de 230 niños de 8 a 12 años de edad. Observaron que había dos áreas del cerebro que estaban alteradas e hiperexcitadas.

Las regiones afectadas fueron la corteza orbitofrontal y la amígdala. Estas se encargan de regular sensaciones de recompensa, castigo y su relación con la parte del cerebro que regula las necesidades básicas como alimentación y las emociones. También la corteza somatosensorial, donde el cerebro representa la imagen corporal.

Este estudio es el primero de su tipo en niños y el primero en proporcionar evidencia de estas alteraciones en niños obesos.

Se refieren a que el trastorno obsesivo compulso y síndrome de Prader-Willi y las alteraciones encontradas son consistentes con los cambios observados en personas con estos padecimientos. 

“Los niños obesos sufren mucho por su problema y por la idea obsesiva de la comida”, explicó la coautora Laura Blanco-Hinojo, investigadora de la Unidad de Investigación de Imágenes por Resonancia Magnética. “Además, la comida no los calma, no la disfrutan y solo alivia parcialmente su ansiedad”.

La obesidad se relaciona en su mayoría con los malos hábitos en la alimentación sobre todo en aquellos altos en calorías pero un estudio se refiere al papel que juega el cerebro en todo esto. 

El coautor Gerard Martínez-Vilavella, psicólogo de la Unidad de Investigación de Resonancia Magnética del Hospital del Mar dice que la intervención terapéutica es absolutamente necesaria y no se debe renunciar. Requiere en estos casos un abordaje multidisciplinar.

Los investigadores destacan que deben tomars en cuenta la dieta y la patología cerebral. Jordi Sunyer, investigador de ISGlobal y último autor del estudio, comentó: “La alta prevalencia de obesidad infantil es una de las mayores epidemias del siglo XXI.siglo. El descubrimiento de alteraciones funcionales en regiones cerebrales relacionadas con la recompensa y la imagen corporal en estos niños indica que el tratamiento debe dirigirse a nivel individual. El hecho de que estas alteraciones también se encuentren en enfermedades cerebrales y enfermedades mentales da una pista sobre qué tipo de prácticas terapéuticas son necesarias. Sin embargo, la disponibilidad generalizada de alimentos ricos en calorías, el tiempo excesivo frente a las pantallas y la vida en interiores, y la movilidad pasiva son determinantes ambientales que también deben abordarse ".

 

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones