Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Maternidad

Cansancio y fatiga en niños: Posibles causas y cómo ayudarles

El encierro por el actual confinamiento, la falta de actividad física y la mala alimentación pueden contribuir a que los niños se sientan más cansados y lo reflejen en su estado de ánimo.

Por Mundo Sano

La falta de sueños en los niños puede generar problemas de rendimiento escolar e irritabilidad(Shutterstock)

La falta de sueños en los niños puede generar problemas de rendimiento escolar e irritabilidad | Shutterstock

La etapa de la niñez por lo general la solemos asociar con el exceso de energía, sin embargo, hay ocasiones en las que el cansancio y la falta de vitalidad se apodera de esos pequeños cuerpecitos, lo que despierta cierta preocupación en los padres.


El encierro por el actual confinamiento, la falta de actividad física y la mala alimentación pueden contribuir a que los niños se sientan más cansados y lo reflejen en su estado de ánimo.


Según especialistas, los niños deben mantener sus rutinas de descanso y horarios de actividades específicos que les permitan sacar adelante sus actividades diarias. 


Lograr que los niños se duerman temprano será clave para que a su vez puedan tener un descanso reparador, y aunque es más fácil decirlo que aplicarlo, cuando se consigue cumplir con una rutina, todo será más fácil.

¿Cómo hago que mi hijo se vaya a la cama temprano?
Tener disciplina y constancia, respetar la cantidad de descanso en las diferentes etapas de la infancia y mantener horarios fijos es la respuesta más acertada… Pero, ¿cómo lograrlo? Aquí 5 pasos sencillos que puedes aplicar:

  • Establece un horario para ir a la cama
  • Elimina todas las pantallas y aparatos tecnológicos 2 horas antes de la hora establecida para ir a la cama.
  • Bríndale una cena ligera, de preferencia 2 horas antes del horario que fijaron para dormir
  • Promueve un ambiente tranquilo y de relajación, puedes aplicar aceite esencial de lavanda en su almohada.
  • Cuéntale un cuento corto y dale un abrazo tranquilizante al terminarlo.
La disciplina es la clave para que los pequeños puedan lograr un sueño reparador todos los días.
La disciplina es la clave para que los pequeños puedan lograr un sueño reparador todos los días.

¿Qué pasa si un niño no tiene un descanso reparador?
Al igual que las personas adultas, cuando no se consigue tener un descanso adecuado, por lo menos de 8 horas diarias, la productividad se ve afectada en el día a día.

De la misma manera, los niños necesitan descansar lo suficiente para poder desarrollarse de manera correcta todos los días, su cuota de sueño es de al menos 10 horas diarias. De lo contrario pueden presentarse los siguientes problemas:

Irritación: Cuando los niños son más pequeños la falta de sueño o cansancio se manifiesta con berrinches y llantos. En niños mayores, la irritación suele convertirse en mal humor o incluso síntomas físicos como dolores de cabeza o de estómago. 


La apatía, aburrimiento o falta de entusiasmo en actividades que normalmente le agradan es otro de los signos de que el niño no ha descansado lo suficiente.

Somnolencia: Los bostezos continuos y hasta dormirse durante las clases son signos mucho más evidentes de que al niño le falta descanso. 

Demanda atención con mayor frecuencia: Sobre todo los más pequeños pueden presentar mayor demanda de atención, que es cuando constantemente piden abrazos o cosas que necesitan más de lo habitual. 

Torpeza: Cuando repentinamente el niño comienza a ser muy tosco en su motricidad, se le caen las cosas sin causa aparente, su letra es menos legible o no dibujan bien cuando antes ya lo dominaban, también es una señal de alerta.


  
Otras causas del cansancio 

No solamente es la falta de sueño reparador el motivo por el que un niño puede sentirse cansado, existen otras razones a las que se le debe prestar especial atención.

Exceso de actividades: Uno de los errores más recurrentes que tienen los padres en la actualidad es saturar de actividades a los niños con el fin de mantenerlos ocupados  y alejados de los aparatos tecnológicos. Sin embargo se debe hacer un balance entre lo que el niño disfruta y lo que realmente necesita hacer para gastar sus energías extras.
Exigirles a los niños buenas calificaciones, que realicen algún deporte, que lleven por las tardes sus clases de música, pintura u otras son excelentes actividades extra escolares, sin embargo, los padres deben revisar la cantidad de horas activas que el niño tiene y no saturarlos, el balance siempre será la mejor opción para su desarrollo.

Falta de sueño: Uno de los errores frecuentes retrasar la hora de la cena y acostar a los niños tarde y con el estómago lleno. Mientras se hace la digestión el cuerpo no entra en reposo, lo implica no tener un sueño de calidad. También es necesario adecuar la cantidad de horas a la edad del niño. 

Mala alimentación: Los malos hábitos alimenticios pueden hacer que un niño se sienta cansado. El exceso de alimentos altos en azúcar y productos procesados afecta el desarrollo saludable del niño e incluso de su sistema inmune.

Sedentarismo y pantallas: La falta de actividad física y el exceso de horas frente a las pantallas que emiten radiación luminiscente, pueden hacer que el cerebro se sobreexcite, dificultando el descanso.

Ansiedad y otros problemas sicológicos: Los niños también pueden presentar ansiedad o nervios por distintas situaciones. 

Algunos medicamentos: Los jarabes para la tos o dolores pueden causar somnolencia en los niños, por eso es imperante leer las contraindicaciones en los medicamentos antes de proporcionarlos al niño.

Tres consejos para ayudar a tu hijo a superar el cansancio 

  • Mantén sus rutinas de sueño: Hazlo todos los días, incluso en fines de semana.
  • Fomenta la relajación: Aléjalo de pantallas al menos 2 horas antes de que vaya a la cama y promueve una cena ligera para que pueda descansar mejor.
  • Cuida la nutrición: Una nutrición balanceada, rica en frutas, vegetales, proteínas y grasas saludables es lo ideal para el buen desarrollo de un niño.

Si después de seguir las recomendaciones anteriores, el niño continúa con un exceso de fatiga, es importante la consulta con un especialista para descartar problemas más serios como enfermedades en la sangre y otros padecimientos.
Con información de Satisfarma 

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones