Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Enfermedades

Unas costras amarillas le salieron en su rostro y desconocía la causa a pesar de que se medicaba

Ariane Sajous de 26 años reveló que unas costras amarillas le salieron en su rostro y que esto iba aguizándose. 

Por Vanesa Rojas.

Estas costras amarillas llenaron de inseguridad a una joven de 26 años.(Pixabay.)

Estas costras amarillas llenaron de inseguridad a una joven de 26 años. | Pixabay.

La estudiante de arte contó que estas costras cubrían no solo su cara sino sus piernas y sus brazos. Ella estaba por 10 años utilizando cremas recetadas por los médicos cada vez que tenía un brote de eccema. 

Sin embargo en el 2017, su piel comenzó a tener una reacción a la crema y no la ayudaba a tener brotes.  Ella dijo: "Mi cara se hinchaba y tenía costras amarillas en la cara, era muy debilitante y aterrador cuando no sabes lo que te está pasando".

Tras esto ella investigó lo que podría estar pasando y vio que tenía abstinencia de esteroides tópicos  "No tuve ningún problema con el uso de las cremas hasta hace tres años, antes de que los esteroides funcionaran, lo que significa que hizo desaparecer el brote, pero siempre volvería".

Comentó que tuvo una crisis cutánea grave que le ocurría una tres veces al año.  Solo le informaron sobre los posibles efectos y que evitara ponerse la crema en los párpados.

El síndrome de abstinencia es una condición potencialmente debilitante y que puede provenir el uso de cremas con esteroides, de acuerdo a la Asociación Nacional de Eccema. 

Los síntomas se esto puede incluír ardor, descamación, hinchazón, enrojecimiento y hasta protuberancias. Todo esto va fuera de las consecuencias psicológicas.

“Fue difícil no sentirme feo y repugnante y siento que tengo que decirle a la gente que acabo de conocer que esto no es contagioso. Tengo miedo de repugnar a mis amigos y a mi novio porque me repugno a mí misma". 

Para ayudar a la condición de su piel tuvo que cambiar la dieta para seguir un tratamiento no humectante. Tres meses después, comenzó a ver que la condición de su piel mejoraba.

Todavía su piel está curándose. Se siente bien pero le gustaría que su rostro se curara. "Siempre tengo miedo de volver a mi peor momento, por supuesto, pero no sabemos y no podemos saber cómo evolucionará, así que trato de lidiar con eso".

Con información de Mirror. 

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones