Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Enfermedades

¿Qué es la gota y cómo prevenirla?

La gota es un padecimiento que se presenta cuando se acumulan altas concentraciones de ácido úrico en el cuerpo. 

Por Mundo Sano

La gota se caracteriza por hinchazón, enrojecimiento y sensibilidad en las articulaciones.(Pixabay)

La gota se caracteriza por hinchazón, enrojecimiento y sensibilidad en las articulaciones. | Pixabay

La gota es una forma frecuente y compleja de artritis que puede afectar a cualquier persona. Se caracteriza por ataques repentinos e intensos de dolor, además de hinchazón, enrojecimiento y sensibilidad en las articulaciones, por lo general en la articulación que se encuentra en la base del dedo gordo del pie. 

La gota se presenta cuando se acumulan altas concentraciones de una sustancia llamada urato sérico (ácido úrico) en el cuerpo. 

Clínica Mayo señala que lo que ocurre en el cuerpo es que se forman cristales en forma de aguja en y alrededor de la articulación, lo que provoca inflamación y artritis en la misma. 

Con un diagnóstico temprano, tratamiento y cambios en el estilo de vida, la gota es una de las formas más controlables de artritis.

Causas

El cuerpo produce ácido úrico cuando descompone purinas, las cuales son sustancias que están presentes en el cuerpo naturalmente y también se encuentran en determinados alimentos como el filete, carne de órganos y mariscos. 

También hay otros alimentos que provoan altos niveles de ácido úrico, como:

  • Bebidas alcohólicas, especialmente la cerveza
  • Bebidas endulzadas con azúcar de frutas (fructosa)

Normalmente, el ácido úrico se disuelve en la sangre y pasa por los riñones a la orina.

Sin embargo, el cuerpo produce demasiado ácido úrico o los riñones excretan muy poco.

Cuando esto sucede, el ácido úrico se acumula y forma cristales de urato con forma de aguja puntiaguda en una articulación o el tejido que la rodea, y esto causa dolor, inflamación e hinchazón.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Eres más propenso a padecer gota si tienes niveles elevados de ácido úrico en el organismo. Algunos factores que aumentan el nivel de ácido úrico en el cuerpo son los siguientes:

Dieta: Llevar una dieta rica en carne, mariscos, bebidas azucaradas, así como el consumo de alcohol, especialmente la cervez, incrementan los niveles de ácido úrico y el riesgo de padecer gota. 

Obesidad: Cuando se tienen kilos de más el organismo produce más ácido úrico y los riñones presenta mayor dificultad para eliminarlo. 

Afecciones: Ciertas enfermedades y afecciones aumentan el riesgo de padecer gota. Estas son la presión arterial alta sin tratar y las enfermedades crónicas, como la diabetes, el síndrome metabólico, así como las enfermedades renales y cardíacas.

Algunos medicamentos: El uso de diuréticos tiacídicos (comúnmente utilizados para tratar la hipertensión) y de aspirina en dosis bajas también puede aumentar los niveles de ácido úrico.

También provocan el mismo efecto el uso de medicamentos contra el rechazo que se les recetan a las personas que tuvieron un trasplante de órganos.

Antecedentes familiares de gota: Si otros miembros de tu familia tuvieron gota, es más probable que padezcas la enfermedad.

Edad y sexo: Este padecimiento se produce con mayor frecuencia en los hombres, principalmente porque las mujeres suelen tener niveles más bajos de ácido úrico.

Sin embargo, después de la menopausia, los niveles de ácido úrico en las mujeres se asemejan a los de los hombres.

Cirugías o traumatismos recientes: Haberse sometido a cirugías o haber tenido traumatismos recientemente se ha vinculado a un mayor riesgo de padecer un ataque de gota.

Prevención

  • Estas recomendaciones pueden ayudar a prevenir futuros ataques de gota:
  • Beber mucha agua para estar bien hidratado
  • Evitar lo limitar el consumo de alcohol
  • Consumir proteínas de productos lácteos bajos en grasas
  • Limitar consumo de carnes, pescados y aves
  • Mantener un peso saludable

Tratamiento

La Fundación Española de Reumatología explican que tratamiento consiste en reducir los niveles de ácido úrico en la sangre.

La prevención y el tratamiento del dolor es bueno para los pacientes, pero no aborda el trastorno que produce la gota.

La gota es considerada una enfermedad “curable”: Alcanzar un nivel adecuado de úrico en sangre consigue disolver poco a poco los cristales, hacer desaparecer los síntomas y evitar que se produzcan daños irreparables en las articulaciones a largo plazo, señalan expertos.

 

 

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones