Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Enfermedades

Estudio asocia uso de la aspirina a un riesgo del 26% mayor de insuficiencia cardiaca

El estudio mostró que los participantes que tomaban aspirina tenían mayores probabilidades de desarrollar la enfermedad.

Por M. A. González

El uso de la aspirina se ha asociado a un aumento de riesgo de insuficiencia cardiaca.(Unsplash)

El uso de la aspirina se ha asociado a un aumento de riesgo de insuficiencia cardiaca. | Unsplash

Un estudio publicado en ESC Heart Failure mostró que el uso de la aspirina se relaciona con un 26% de aumento de riesgo de insuficiencia cardiaca en personas con al menos un factor de predisposición a la enfermedad, como la obesidad, el tabaquismo, la hipertensión arterial, el colesterol alto, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

De acuerdo con el artículo, publicado en la revista de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC), este es el primer trabajo que informa que, entre las personas con al menos un factor un riesgo de insuficiencia cardiaca, quienes tomaban aspirina tenían mayores probabilidades de desarrollar la enfermedad posteriormente que los que no utilizaban el medicamento.

El autor de la investigación, el doctor Blerim Mujaj, de la Universidad de Friburgo (Alemania), señaló que aunque los resultados requieren confirmación, indican que es necesario aclarar el posible vínculo entre la aspirina y la insuficiencia cardiaca.

Investigadores hicieron un análisis de la relación entre la aspirina y la insuficiencia cardiaca. Foto: Unsplash

Para este estudio se incluyó a 30 mil 827 personas en riesgo de desarrollar insuficiencia cardiaca que se inscribieron en el estudio HOMAGE desde Europa Occidental y Estados Unidos y se definió como "en riesgo" uno o más de los factores, como el tabaquismo, hipertensión, obesidad, colesterol alto, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Los voluntarios tenían más de 40 años y no padecían insuficiencia cardiaca cuando comenzó la investigación. El uso de la aspirina se registró en el momento de la inscripción y los participantes se clasificaron como usuarios o no usuarios del medicamento. 

El grupo de académicos hizo un seguimiento de los participantes, cuya edad media era de 67 años y el 34% eran mujeres, hasta la primera incidencia de insuficiencia cardiaca mortal o no mortal que necesitara de hospitalización.

Al empezar el estudio, un total de 7 mil 698 participantes tomaban aspirina y durante los 5.3 años de seguimiento, mil 330 voluntarios desarrollaron insuficiencia cardiaca.

Relación entre la aspirina y la insuficiencia cardiaca

Los especialistas hicieron una evaluación entre la asociación del uso de la aspirina y la insuficiencia cardiaca incidente después de ajustar el sexo, la edad, el consumo de alcohol, la hipertensión, la enfermedad cardiovascular, el colesterol, frecuencia cardiaca, índice de masa corporal, la creatinina y el tratamiento con inhibidores del sistema renina-angiotensina-aldosterona, antagonistas del calcio, diuréticos, betabloqueantes y fármacos hipolipemiantes.

Como resultado se obtuvo que la ingesta de aspirina se relacionó de manera independiente con un aumento del 26% del riesgo de un nuevo diagnóstico de la insuficiencia cardiaca.

El autor del estudio destacó que este fue el primer trabajo de gran tamaño que investigó la relación entre la aspirina y la insuficiencia cardiaca incidente en individuos con y sin enfermedad cardiaca

No obstante, señaló que son necesarios grandes ensays aleatorios multinacionales en adultos con riesgo de insuficiencia cardiaca para verificar los resultados.

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones