Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Enfermedades

Consejos para evitar consumo de aflatoxinas, un causante del cáncer de hígado

Las aflatoxinas son unas toxinas que se producen en ciertos hongos en cultivos agrícolas como el maíz, cacahuates o maní, semillas de algodón y frutos secos como las nueces. 

Por Mundo Sano

La intoxicación crónica puede llevar a un aumento de peso, pérdida de peso, pérdida de apetito o infertilidad en los hombres.(Pixabay.)

La intoxicación crónica puede llevar a un aumento de peso, pérdida de peso, pérdida de apetito o infertilidad en los hombres. | Pixabay.

Los hongos que producen aflatoxinas pueden contaminar cultivos en los campos, durante la cosecha o el almacenamiento. De acuerdo al portal Cancer.org las personas logran exponerse a esto cuando consumen productos de plantas contaminadas, como maní. 

En otros casos, se da cuando se consumen carnes o lácteos de animales y que comieron alimentos que ya estaban contaminados.  Dicen que la exposición a las aflatoxinas se relaciona con un mayor riesgo de cáncer de hígado.

Se puede reducir la exposición a estas aflatoxinas si solo las personas compra marcas conocidas de  nueces y de cremas o mantequillas de nueces.

También es importante botar aquellas nueces que estén mohosas o estén reseca. Este mismo consejo de la mantequilla va para el maní, así que lo más recomendable es que sean marcas que se conozcan en el mercado.

Lo otro que se sugiere es no acumular frutos secos, especias o cereales en lugares con mucha humedad, con temperaturas muy altas o durante temporadas demasiado largas.

Si se consumen grandes cantidades de aflatoxinas, esto puede provocar daños agudos al hígado.

La intoxicación crónica puede llevar a un aumento de peso, pérdida de peso, pérdida de apetito o infertilidad en los hombres.

Sin embargo, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (Food and Drug Administration, FDA) no considera que sea peligroso un nivel muy reducido de aflatoxinas. 

"La FDA considera que el consumo ocasional de pequeñas cantidades de aflatoxinas ofrece poco riesgo durante la vida. No es práctico intentar quitar la aflatoxina de los productos alimenticios con el fin de hacerlos más seguros", explican en el portal médico Medline Plus.

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones