Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Ejercicio

¿El ejercicio aumenta las ganas de comer? Esto dice una investigación

Una investigación reciente ha analizado el efecto que tiene la práctica de actividad física con el consumo de calorías. 

Por Mundo Sano

Investigadores han analizado la relación entre el ejercicio y el consumo de calorías.(Pixabay)

Investigadores han analizado la relación entre el ejercicio y el consumo de calorías. | Pixabay

Alrededor de la actividad física existen varios mitos, uno de ellos es sobre el apetito. Por ello, un equipo internacional de investigadores ha demostrado que hacer ejercicio no aumenta las ganas de comer.

La investigación, en la que participaron expertos de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), ha permitido analizar el efecto que tiene la práctica de actividad física con el consumo de calorías y cómo puede ayudar a combatir problemas derivados del sobrepeso y la obesidad a través de la modulación de la dieta. 

Los investigadores cuestionaron cómo afecta el ejercicio en la alimentación, si se produce una mayor sensación de hambre y si hace que una persona prefiera algunos alimentos. 

Alrededor de la actividad existen varios mitos como es el del aumento de apetito. Foto: Pixabay

En el trabajo, los expertos del Grupo de Investigación del Laboratorio de Fisiología del Esfuerzo (LFE Research Group) de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la UPM, se centraron en analizar si un tipo específico de ejercicio podría favorecer una mejor adherencia en la dieta prescrita, una motivación relacionada con la alimentación, una dieta más saludable o mayores cambios en la composición corporal en personas con sobrepeso y obesidad.

Estudio

Para el estudio, especialistas tomaron una muestra de 300 personas sobre las que analizaron más de 2 mil 500 variables. 

Los resultados no mostraron efectos sustanciales del tipo de ejercicio sobre la ingesta de energía,  la selección de macronutrientes o los cambios en la composición corporal.

Los investigadores identificaron que quienes hacían más ejercicio incrementaban el consumo de proteínas, lo cual es considerado un aspecto positivo debido a que un aumento en la actividad física requiere mayor ingesta de proteína.

Asimismo, se comprobó que el ejercicio de fuerza, aeróbico o la combinación de ambos, no provocan una mayor necesidad de ingesta en personas con un exceso de peso y que quienes inician un programa de ejercicio a largo plazo, no aumentan su consumo de energía de manera compensatoria. 

Sin embargo, una de las investigadoras, Ana Belén Peinado, explicó que el tipo de ejercicio que podría inducir mayores cambios fisiológicos y de conductas, relacionados con el comportamiento alimentario y el consumo de alimentos, continúa sin estar claro. 

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones