Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Bienestar y Belleza

Los mejores alimentos para tener una piel sana y radiante

No cabe duda que la salud de la piel es el reflejo de nuestros hábitos y eso incluye la alimentación.

Por Mundo Sano

Los alimentos no solo cuidan nuestro cuerpo sino también benefician la salud de nuestra piel.(Pexels)

Los alimentos no solo cuidan nuestro cuerpo sino también benefician la salud de nuestra piel. | Pexels

La salud de la piel es el reflejo de los hábitos que tenemos y eso incluye la alimentación. Por ello, expertos recomiendan seguir una dieta saludable, pues además de ayudarnos a prevenir enfermedades también se benefician nuestra piel, cabello y uñas.

Especialistas de Clínica Mayo subrayan que la investigación sobre los mejores alimentos para una piel sana es limitada, sin embargo, son importantes los que poseen alto contenido de antioxidantes debido a que parecen tener un efecto protector para la piel. 

Entre los alimentos inocuos -aquellos que no causan daño al consumidor cuando el mismo sea preparado o ingerido, de acuerdo con los requisitos higiénico-sanitarios-  que se deben considerar para la piel, se encuentran:

  • Zanahorias, chabacanos (albaricoques) y otras frutas y verduras amarillas y anaranjadas
  • Espinacas y otras verduras de hoja verde
  • Tomates
  • Bayas
  • Frijoles, guisantes y lentejas
  • Salmón, caballa y otros pescados grasos
  • Nueces

La institución de salud estadounidense explica que hay alimentos que están asociados con el daño en la piel, como son los que poseen alto contenido de azúrecares procesadas o refinadas, así como otros carbohidratos y grasas no saludables que promueven en el envejecimiento de la piel. 

Cabe señalar que muchos de los mejores alimentos para tener una piel sana también mejoran la salud en general, así que trata de enfocarte más en una dieta balanceada y equilibrada que solo en alimentos específicos para conseguir una piel sana y bonita.

Recuerda que la Organización Mundial de la Salud sugiere el consumo diario de frutas y vegetales, pues son una fuente rica de vitaminas y minerales, fibra alimentaria. 

En cuanto a los lácteos, elige aquellos que son bajos en grasa o sin grasa. Incluye en tus comidas semillas, nueces y frijoles. Opta por panes y pastas integrales y limita el consumo de dulces y otros alimentos procesados. 

También es importante mencionar el cuidado de las porciones, pues aunque se trate de alimentos saludables, los excesos de estos tampoco pueden causar efectos negativos. 

 

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones