Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Bienestar y Belleza

Es experta en piojos y triunfa en Nueva York haciendo el servicio

Eliana Ortega nació en Ecuador y tiene una amplia experiencia en piojos. 

Por Vanesa Rojas

Los piojos son su profesión.(Capture.)

Los piojos son su profesión. | Capture.

Eliana Ortega ha llegado a trabajar con empresarios, modelos, actores, funcionarios del gobierno y de algunas de las familias más ricas de Nueva York.  El negocio que promueve se dedica a sacar piojos.

Ocho años después ya es experta en salud capilar más importante de la ciudad y hasta ha trabajado con las figuras que ve en televisión.

Ella desde que llegó a Estados Unidos hizo muchos trabajos específicamente en el 2014. Algunos de ellos fueron mesera, cajera, repartidora de pizza. Llegó con su hija pero en un momento la tuvo que dejar a cuido de una tía para ella dedicarse a trabajar al 100%.

Un tiempo después descubrió que podía emprender su propio negocio al darse cuenta que en un empleo que comenzó a trabajar, se dedicaban a sacar piojos. 

Ella se dedica a sacar piojos. Capture.

 

Más sobre su empresa que se dedica a sacar piojos

Cuando decidió convertirse en empresaria, creó el proyecto llamado "Larger Than Lice", pudo curar a más de 10,000 familias neoyorquinas. Lleva más de 7 años dedicándose a esto. 

"Los periodistas que me piden verme en acción sacando piojos no entienden: la gente (infestada) no quiere ni que su familia se entere, mucho menos el público".

Menciona que le pareció algo curioso porque nunca había escuchado que sacar piojos era un trabajo.  Antes de comenzar con su negocio viajó a Florida para realizar un curso de tratamientos contra piojos.

Sin embargo en medio de su negocio lamentablemente se ha enfrentado a casos de racismo por ser latina. 

"Una vez estaba en una casa donde había siete hijos (con piojos), más la mamá y la hermana. Yo estaba sin comer desde la mañana, y terminaba con uno y pasaba al otro", contó sobre otro caso de racismo. "Necesitaba un descanso para comer, pero me dijeron que no. Esta señora me quería tener como un robot, como una máquina de trabajo". Cuando se detuvo para descansar, dice, la amenazaron con no pagarle.

Dijo que a pesar de los altibajos le tocó aprende a las malas a base de prueba y error. Actualmente da academias para aquellas personas que también quieran tener este mismo emprendimiento. 

Con información de Cronica. 

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones