Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Alimentación

¿Por qué no se recomienda comprar sandía, melón o papaya cortadas a la mitad? 

Comprar algunas frutas cortadas a la mitad podría parecer una idea muy práctica, pero al parecer no es la mejor opción. 

Por Alejandra Gonzalez

En algunos supermercados se ofrecen las frutas cortadas a la mitad.(Unsplash)

En algunos supermercados se ofrecen las frutas cortadas a la mitad. | Unsplash

Es bien sabido que las frutas son alimentos esenciales en una dieta saludable y equilibrada, además de que aportan los nutrientes esenciales para que el organismo funcione correctamente. 

Existe una amplia variedad de frutas para todos los gustos y son muy fáciles de conseguir. 

Incluso es común encontrarlas en los supermercados ya picada y servida en envases para disfrutar de un cóctel o también cortada a la mitad. 

 

Las frutas deben incluirse en una dieta equilibrada. Foto: Unsplash

¿COMPRAR O NO LA FRUTA CORTADA A LA MITAD? 

Esta última presentación puede parecer atractiva para quienes consideran que si llevan a casa la fruta completa se les echará a perder rápidamente. 

Sin embargo, al parecer no es la mejor y idea elegir la sandía, piña, papaya o melón u otras frutas cortadas a la mitad. 

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) explica que la fruta cortada tiene un riesgo mayor de contaminación debido al contacto con la tabla, utensilios como el cuchillo, las manos de quien la manipula y el plástico que la cubre. 

Esto supone exposiciones al ambiente y agentes externos que las frutas no sufrirían si tuviera la protección que brindan las cáscaras. 

Asimismo, un informe de la OCU señala que la vida útil de las frutas cortadas es mucho menor y deben permanecer en refrigeración para evitar el crecimiento de microorganismos para evitar la salmonella, E.Coli o Listeria monocytogenes.

¿CÓMO CONSUMIR LAS FRUTAS?

La mejor manera de consumir las frutas es comiéndolas frescas para disfrutar de su dulzura natural, indican los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés). 

Esta entidad señala que las frutas congeladas pueden ser una buena alternativa pero deben elegir aquellas que no tengan azúcares adicionales, jarabes, cremas u otros ingredientes que añadan calorías.

Asimismo, los CDC indican que es mejor comer la fruta en lugar de los jugos porque contiene la fibra adicional que ayuda a sentirse satisfecho.

Una porción de 6 onzas de jugo de naranja tiene 85 calorías, en comparación con las 65 calorías de una naranja mediana.

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones