Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Alimentación

La cebolla, ¿es mejor comerla cruda o cocida?

La Sociedad Española de Nutricion Comunitaria recomienda incluir en la dieta al menos dos raciones al día de verduras y hortalizas entre ellas la cebolla. 

Vanesa Rojas.

La cebolla contiene muchas vitaminas.(Pixabay.)

La cebolla contiene muchas vitaminas. | Pixabay.

Un ingrediente básico es considera la cebolla en cualquier cocina por su gran capacidad de mejorar el sabor de otros alimentos.

Es una fuente de salud por su efecto antioxidante, antiinflamatorio y antimicrobiano. Cuando se utiliza cebolla hay muchas ventajas nutricionales y su uso puede derivar en un menor empleo de la sal. 

La profesora de Farmacología, Nutrición y Dietética María Teresa Iglesias explicó que los procesos como la fritura o cocción no ocasionan grandes pérdidas sobre el contenido total de flavonoides en la cebolla.

La cebolla es muy utilizada en la cocina. Pixabay. 

“Los tratamientos culinarios a los que se someten las hortalizas provocan pérdidas de nutrientes, sobre todo por dos vías: pérdida de compuestos hidrosolubles en el agua de cocción (algunas vitaminas, minerales…) y pérdida por inactivación o destrucción (fundamentalmente vitaminas). Por ello, desde el punto de vista nutricional es más recomendable su consumo crudo y, si se cocina, cuidar la preparación previa y la cocción para minimizar las pérdidas”.

La cebolla si se consume en cantidades moderadas no tiene ninguna contraindicación. Sin embargo, un alto contenido de azufre que es parte de su esencia puede resultar irritante y causar ardor estomacal.

Para algunas personas puede causar problemas de flatulencia y reflujo gastroesofágico. Para estos casos se recomienda que se cocine, utilizando la cebolla tierna o cebolleta o las variedades de cebolla más suaves.

Hay varias formas de preparar la cebolla para aprovechar mejor cada platilo, a continuación te compartimos algunas maneras. 

  • Cebolla cruda: es perfecta para incluir en ensaladas o tentempiés fríos.
  • Cebolla frita: puede ser un buen acompañante de ensaladas completas, así como de carnes, hamburguesas y pescados.
  • Cebolla cocida: es muy común en estofados, en salsas y en sofritos; ya sean de carne, pescado o mariscos.
  • Cebolla encurtida: es ideal para un aperitivo.

Con información de WebConsultas. 

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones