Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Alimentación

El caso del joven que murió horas después de comer pasta que preparó 5 días antes

A los 30 minutos de haber consumido la pasta, el hombre de 20 años empezó a tener dolor de cabeza, dolor de estómago y náuseas.

Por M. A. González

Un joven murió horas después de comer pasta que no estaba refrigerada.(Unsplash)

Un joven murió horas después de comer pasta que no estaba refrigerada. | Unsplash

Para guardar los alimentos que sobran de la comida o la cena se deben seguir algunas recomendaciones para disminuir los riesgos de alguna enfermedad gastrointestinal, como envasarla bien y conservarla en el refrigerador. 

Si bien puede parecer obvio, un caso en particular se convirtió en el objeto de análisis de un grupo de investigadores que estudió la muerte de un ciudadano belga que comió pasta que había preparado cinco días antes e ignoró los consejos para guardar la comida.

Guardar en el refrigerador los alimentos ayuda a conservarlos un par de días. Foto: Unsplash

El caso del hombre que murió tras comer pasta 

El trabajo describe un caso de 2008 de un joven de Bélgica que fue analizado años más tarde por el Journal of Clinical Microbiology

El hombre de 20 años comió un plato de espaguetti con tomate que tenía cinco días de haber sido preparado y que no contaba con ninguna refrigeración o conservación, pero que aún así decidió calentar. 

A los 30 minutos de haber consumido la pasta empezó a tener dolor de cabeza, dolor de estómago y náuseas. Además, vomitó durante el resto del día y presentó episodios de diarrea durante la noche.

Al ver que no despertaba, los padres del joven fueron a levantarlo a las 11 de la mañana pero su hijo ya había fallecido. 

Resultados de la autopsia

La autopsia mostró que la hora de su muerte habría ocurrido alrededor de las cuatro de la mañana y se señaló que había sufrido una necrosis hepática, lo que indica que su hígado se había cerrado, así como posibles signos de pancreatitis aguda.

De acuerdo con el trabajo publicado, el joven sufrió una intoxicación alimentaria producida por la bacteria Bacillus cereus, la cual produce enterotoxinas cuya vida no se alarga más de 24 horas en el organismo.

Además, el equipo de científicos encontró altas cantidades de cereulide, una toxina que produce los mismos efectos inflamatorios que la mucosa intestinal, en los restos de comida. 

En el trabajo se explicó que los alimentos que suelen contaminarse por la bacteria B. cereus y cereulide son aquellos ricos en almidón, como las patatas y la pasta. No obstante, puede afectar a otros tipos de nutrientes.

Bacteria B. cereus

La Bacillus cereus es una bacteria que produce esporas y que puede contaminar los alimentos y que en sus consumidores produce dos tipos de intoxicaciones alimentarias: La forma diarreica y la forma entérica, según explica el portal de Salud de la Junta de Castilla y León.

La forma diarreica es producida por una toxina termolábil que ocasiona diarrea y dolor abdominal. Entre otros alimentos puede encontrarse en algunos derivados cárnicos, sopas deshidratadas, especias y salsas vegetales.

La forma emética, consecuencia de una toxina termoestable, se manifiesta por vómitos y náuseas y se relaciona principalmente con el consumo de arroz o pasta contaminados.

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones