Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Alimentación

El Zucchini o calabacín, un vegetal muy versátil en tu cocina; compartimos una receta 

El zucchini es un vegetal familia de las Cucurbitáceas, junto con las calabazas, pepinos, melones o sandías.

Mundo Sano

Los calabacines, también llamados zapallos, zapallitos o zucchini, son hortalizas que tienen forma alargada, firmes y pueden ser de varios colores.(Pixabay.)

Los calabacines, también llamados zapallos, zapallitos o zucchini, son hortalizas que tienen forma alargada, firmes y pueden ser de varios colores. | Pixabay.

Los calabacines, también llamados zapallos, zapallitos o zucchini, son hortalizas que tienen forma alargada, firmes y pueden ser de varios colores.

Tienen desde un verde muy intenso casi negro, a un verde muy claro casi blanco, pasando por el amarillo. Esta hortaliza pertenece a la familia de las Cucurbitáceas, junto con las calabazas, pepinos, melones o sandías.

El origen del calabacín no está muy claro y podría ubicarse en Asia o América. Lo que sí está claro es que actualmente el cultivo y consumo del zuchini está extendido por todo el mundo.

El calabacín nos aporta tan solo unas 17 calorías por cada 100 gramos, así que le puedes sacar provecho. Otro beneficio de esta hortaliza que quiero destacar es el contenido que tiene de fibra.

El poder del zucchini 

Los calabacines contienen Vitaminas A, C, B1, B2, B6 y B9 (ácido fólico) que ayudan a tud cuerpo a fortalecer tu sistema inmunológico 

Son nutrientes muy importantes para mantener un correcto funcionamiento del sistema nervioso, entre algunas de muchas funciones.

Los calabacines, también llamados zapallos, zapallitos o zucchini, son hortalizas que tienen forma alargada, firmes y pueden ser de varios colores. Pixabay. 

Los mucílagos del calabacín tiene la capacidad de desinflamar y aliviar las mucosas de nuestro aparato digestivo. A continuación te compartimos una receta e Food Hero de la Universidad de Oregon. 

Ingredientes 

  • 1 ¼ libras de calabacita, entera
  • 2 cucharaditas de aceite vegetal
  • ¼ cucharadita de ajo en polvo
  • ¼ cucharadita de orégano seco
  • ⅛ cucharadita de sal
  • ⅛ cucharadita de pimienta

Preparación

  • Precaliente el horno a 400 grados F.
  • Lave la calabacita y corte en pedazos de 3 pulgadas de largo. Luego corte cada sección de 3 pulgadas en palitos de ½ pulgada de grosor.
  • En un tazón o una bolsa de plástico, combine los palitos de calabacita con aceite, ajo en polvo, orégano, sal y pimienta. Coloque en una sola capa en una bandeja para hornear grande. Tenga cuidado de no colocar los pedazos de calabacita demasiado cerca uno al otro. Para una limpieza fácil, cubra el interior de la bandeja para hornear con papel de aluminio o papel pergamino.
  • Hornee en el horno precalentado por 12 a 15 minutos, o hasta que queden ligeramente dorados pero todavía tiernos-crujientes.
  • Refrigere lo que sobre dentro de las siguientes 2 horas.

Con información de Eco Agricultor. 

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de Mundo Sano en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones